•  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni

Nolan Ryan no se imagina en este béisbol. Y no se imagina, porque con las restricciones actuales en lo referente a cantidad de lanzamientos, sencillamente no habría existido. “En mis tiempos, limitado a 100 lanzamientos, difícilmente hubiera podido pasar del quinto inning”, dice en entrevista a Gary Thorne del USA Today, un tirador que entre ponches y bases por bolas, trabajaba intensamente juego tras juego sin fruncir el ceño.

Vicente Padilla ha completado tres juegos en su carrera, Ryan registró temporadas consecutivas con 26 juegos completos en 1973 y 1974, y además, varias veces terminó con más de 20 completos, hasta totalizar 222 en una prolongada carrera que se extendió por 27 temporadas, hasta la edad de 46 años, ponchando a 5,714 adversarios. Todas esas cifras, imposibles ahora.

“No estoy de acuerdo con sacar a un pítcher cuando llega a 100 lanzamientos. Todo depende de cómo se sienta, qué tan profundo puede ir, cómo anda su poder y control. Es el bateo enemigo quien te dice cuándo debes llevarte a un pítcher”, opina el ganador de 324 juegos con siete no hitters, miembro del Salón de la Fama.

Ryan todavía no lanzaba, cuando en 1963, el zurdo de los Bravos Warren Spahn y el derecho de los Gigantes, Juan Marichal, se trenzaron en uno de los más grandiosos duelos de pitcheo de todos los tiempos: lo ganó Marichal 1-0 en 16 entradas. Ninguno de ellos necesitó del bullpen sacando 48 outs. Spahn, que en cinco temporadas abrió 40 juegos, tenía 42 años. ¡Guau!
“Lo clave es el programa de entrenamiento físico, la ética de trabajo, lo que te proporciona resistencia para ser durable”, apunta Ryan, en tanto el coach de pitcheo de los Rangers, Mike Maddux, considera que no se necesita llevar un conteo de los lanzamientos para saber cuándo un pítcher debe ser cambiado.

Andy MacPhail ejecutivo de los Orioles, considera una buena idea la de Ryan, “pero necesitamos ver los resultados, por lo tanto, estaremos monitoreando a los Rangers”. Para Ryan es necesario regresar a la profundidad del pitcheo abridor y apunta: “Los lanzadores de hoy son de corto plazo. ¿Por qué? Hay que darle a cada uno de ellos todo el tiempo que pueda utilizar”.

MacPhail piensa que, pese a los antecedentes, tardará muchos años saber si el experimento funciona. “Tenemos que ver cómo reaccionan los lanzadores de Texas frente a la exigencia de trabajar más entradas por un tiempo prolongado. Sólo así podremos medir los resultados”.

“Quiero ver pítcheres bien preparados, interesados en tomar la pelota cada quinto día y esforzarse por ir lo más profundo, hasta el final del juego, sin quejarse. Eso se hacía en una época de gran pitcheo”, dijo Ryan al comenzar la temporada al Dallas Morning News.

Hay expectación sobre el reto que pueden tomar los Rangers de seguir la propuesta de Ryan.