•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La segunda pelea entre Gennady Golovkin y Canelo Álvarez no se realizará este sábado 5 de mayo en la T-Mobile Arena de Las Vegas como se había anunciado desde enero pasado, pero seguramente habría sido de nuevo una gran batalla quizá pensando en un tercer duelo entre dos de los mejores pesos medianos del mundo y miembros del ranking top ten libra por libra.

Para este martes, seguramente muchos diarios y portales deportivos anunciarían el arranque de la semana de la batalla con la gran llegada de Golovkin y Canelo al lobby del esmeralda MGM Grand, acompañado con los primeros reportes de las líneas de apuestas en Las Vegas, pronósticos de nocaut y miles de personas buscando boletos para la revancha, o desempate, como le quieran llamar.

No habrá filas en las ventanas de los libros de apuestas de la ciudad, que mantenían a Golovkin como favorito ante Álvarez. Los hoteles tendrán varios cientos de habitaciones vacías y el equipo de hockey Las Vegas Knights llenará el T-Mobile Arena el 4 de mayo. Las salas de espectáculos de la ciudad de los juegos no tendrán artistas hispanos de renombre en su calendario, que ha incluido en el pasado a Alejandro Fernández y Marco Antonio Solís, por mencionar un par.

Para hoy estaría planeada la conferencia de prensa a mediodía y por la tarde un entrenamiento público en pleno casino del MGM con los peleadores del respaldo de la cartelera como protagonistas. Para el jueves, esos mismos peleadores tendrían su turno ante los medios en conferencia, mientras Golovkin y Canelo atendían enlaces satelitales desde la T-Mobile Arena.

El viernes seguramente se retrataría algo del ambiente, porque iban a realizar el pesaje Canelo y Golovkin dentro de la MGM Grand Garden Arena ante miles de fanáticos que si no alcanzaron boleto para la pelea, al menos habrían atestiguado el último cara a cara de los guerreros antes de cruzar de nuevo metralla en la casa de los Vegas Golden Knights, el novedoso equipo de la NHL. Por cierto esa misma noche iban a subir Gary O’Sullivan y Diego de la Hoya al ring, en peleas separadas, desde algún salón del MGM con transmisión de ESPN.

Y qué decir del sábado, con el ambiente a tope en busca de celebrar el Cinco de Mayo de la mejor manera, con espectáculos que solo Las Vegas puede ofrecer a los fanáticos del entretenimiento, pues cabe señalar que la función de boxeo solo es el evento especial entre la gama de posibilidades musicales, teatrales y artísticas que ofrece la ciudad de los casinos.