•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De los 10 imparables que los Reales de Kansas City conectaron en su derrota con pizarra de 5-4 ante los Medias Rojas de Boston, dos fueron del nicaragüense Cheslor Cuthbert, quien al batear de 3-2 mejoró su promedio de 205 puntos a .221 y concretó su quinto juego multihits del año. Entre los incogibles del costeño aparece su tercer jonrón del 2018, mismo que a la vez fue su quinto extrabase de la campaña. 

El de ayer fue el cuadrangular número 19 de Cuthbert en cuatro temporadas en Grandes Ligas, todas como jugador de los Reales. En el 2015, el año de su debut, Cheslor conectó solo un bambinazo; en el 2016, cuando jugó gran parte de la temporada porque Mike Moustakas se lesionó, ligó 12 cañonazos de cuatro bases; y en el 2017, año en el que tuvo poco chance para jugar, tumbó la cerca solo en dos ocasiones.  

Con el jonrón conseguido por el pelotero isleño ya son 117 los cuadrangulares conectados por los artilleros nicas en la MLB, sumando los 31 de David Green, los 54 de Marvin Benard, los 12 de Everth Cabrera y el que recientemente conectó Alex Blandino. 

Turno por turno

Cheslor, quien jugó como defensor de la primera base, apareció como quinto en el orden al bate y tomó su primer turno en la segunda entrada, misma en la que los Reales, que se habían adelantado 1-0 en el arranque del juego, ampliaron su ventaja a 3-0. El nica se encargó de abrir la tanda y por cortesía del abridor Drew Pomeranz fue retirado por la vía de los strikes, llegando a 17 ponches en la campaña. Un inning más tarde, mostrándose muy selectivo en el cajón de bateo, logró negociar su noveno pasaporte del 2018.

Fue hasta en el sexto episodio, cuando ya los Medias Rojas ganaban 4-3, que el nica logró su primer cañonazo del juego y fue una línea al jardín derecho, con la cual le puso fin a una racha de ocho turnos oficiales sin conectar de imparable. Su gran momento ocurrió en la octava entrada, cuando ante el relevista Matt Barnes se fajó al primer lanzamiento, una bola rápida de cuatro costuras que viajaba a 97 millas por hora, y conectó la pelota con tanta fortaleza que la depositó al otro lado de la barda del bosque derecho, trancazo que sirvió para acercar a su equipo 5-4, a la postre el marcador definitivo. 

Tras este desafío, Cuthbert presenta nueve carreras anotadas y suma siete anotaciones impulsadas. De sus cinco extrabases, dos son dobletes.