•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La temporada del 2018 se inició el 29 de marzo con un jonrón del lead-off de los Cachorros Ian Happ, sobre el primer lanzamiento del abridor de los Marlins, el dominicano José Ureña; más tarde el mismo día, Giancarlo Stanton debutó como un Yanqui volándose dos veces la cerca, casi al mismo tiempo que Matt Davidson de los Medias Blancas, jonroneara tres veces frente al pitcheo de los Reales de Kansas; en tanto el pitcheo, Ty Blach de los Gigantes, saliendo de la nada, le ganó un duelo de pitcheo 1-0 a Clayton Kershaw de los Dodgers, Félix Hernández le apretó las tuercas a los temibles Indios de Cleveland durante una victoria de Seattle por 2-1, y Patrick Corbin, de Arizona hacía lo mismo con el bateo de Colorado. Demasiados cohetes y latigazos en el primer día de ajetreo en la Gran Carpa, un aviso de lo que veríamos constantemente en el mes de abril, y quizás, por el despegue de mayo, de lo que seguiremos viendo en un año con cara de grandioso en todos los aspectos.

La temporada del 2018 se inició el 29 de marzo con un jonrón del lead-off de los Cachorros Ian Happ, sobre el primer lanzamiento del abridor de los Marlins, el dominicano José Ureña; más tarde el mismo día, Giancarlo Stanton debutó como un Yanqui volándose dos veces la cerca, casi al mismo tiempo que Matt Davidson de los Medias Blancas, jonroneara tres veces frente al pitcheo de los Reales de Kansas; en tanto el pitcheo, Ty Blach de los Gigantes, saliendo de la nada, le ganó un duelo de pitcheo 1-0 a Clayton Kershaw de los Dodgers, Félix Hernández le apretó las tuercas a los temibles Indios de Cleveland durante una victoria de Seattle por 2-1, y Patrick Corbin, de Arizona hacía lo mismo con el bateo de Colorado. Demasiados cohetes y latigazos en el primer día de ajetreo en la Gran Carpa, un aviso de lo que veríamos constantemente en el mes de abril, y quizás, por el despegue de mayo, de lo que seguiremos viendo en un año con cara de grandioso en todos los aspectos.  EL FACTOR OHTANI  Boston que abrió perdiendo frente a Tampa, logró ganar 16 de sus siguientes 17 juegos en un alarde de rendimiento, mientras los Yanquis, de vacilante arranque, cerraron abril viendo cortarse una racha de 9 victorias, y el japonés de los crecidos Angelinos, Shohei Ohtani, se convertía en la súper atracción, no solo en el equipo sino en el beisbol, respondiendo a la expectativa de verlo brillar tanto en la colina como en el cajón de bateo. Ohtani perseguido por multitudes ganó 2 y perdió 1 en abril, registró un acercamiento a la perfección el día 8 contra los Atléticos, esfuerzo fracturado por el batazo de Marcus Semien en el séptimo inning, después de 19 outs consecutivos. Quienes creímos que las pretensiones de Ohtani de impresionar tronando y dominando, como lo hizo Babe Ruth separando etapas con Boston y Yanquis, nos convencimos rápidamente que el potencial de Ohtani estaba correctamente diagnosticado en las dos gestiones. Ohtani cerró abril con 341 puntos, 4 jonrones y 12 empujadas.  LOS FABRICANTES DE RUIDO  Cuatro artilleros fueron capaces de disparar tres jonrones en el mismo partido: Matt Davidson de los Medias Blancas, el mejicano Christian Villanueva de los Padres frente a los Dodgers, el encendido Mookie Betts de los Medias Rojas y A. J. Pollock de Arizona. En los primeros días de mayo, aparecieron en pantalla de las explosiones, Edwin Encarnación de los Indios, y por segunda vez Mookie Betts de Boston, descargando tres jonrones en un juego. Aunque no se vio un bateador de 14 jonrones en abril como lo hicieron Alberto Pujols en el 2006 y Alex Rodríguez en el 2007, el ritmo jonronero de muchos, hace pensar que la cantidad de bateadores de 30 y 40, será muy gruesa este año. La fiera tripleta de los Yanquis, formada por el recién llegado Stanton, bateador de 59 vuelacercas con los Marlins en el 2017, Aaron Judge quien estableció récord para un novato con 52, y el receptor de pobre fildeo, borroso average, pero gran jonronero y empujador, no fue tan destructiva en el primer mes completo, pero dejó constancia de   lo que pueden ser sus proyecciones.   EL CRECIMIENTO DE GREGORIUS  Lo más sorprendente fue encontrarnos en un amanecer, con el short yanqui Didi Gregorius mostrando las tres coronas ofensivas. Perdió ritmo en average, pero cerró como co-líder jonronero disparando 10, igual que Mike Trout de los Angelinos y Mitch Haninger de los Marineros, y encabezando los empujadores con un total de 30. El ímpetu del joven de Curacao de 21 años, Ozzie Albies, echando humo en el line-up de los Bravos de Atlanta, le permitió compartir con Charlie Blackmon de Colorado y A. J. Pollock de Arizona, el liderato en jonrones de la Liga Nacional con 9, en tanto el veterano de 38 años, Albert Pujols, bateador con más de 600 jonrones, se aproximó a cuatro hits de los 3,000, proeza por fin alcanzada la noche del viernes. La inseguridad mostrada por dos equipos tan armados hasta los dientes como Nacionales de Washington y Dodgers de Los Ángeles, tiene a los expertos rascando sus cabezas. Pese al grueso bateo de Bryce Harper y el liderazgo monticular de Max Scherzer, los de Washington cerraron abril en el   cuarto lugar del lado Este, solo delante de los Marlins, mientras los Dodgers, con Kershaw atrapado en el campo minado de la mala suerte y un bateo improductivo antes de la pérdida de Corey Seager, también se refugiaron en el cuarto lugar del Oeste en la Liga Nacional.  TANTOS CASI NO HITTERS  En materia de pitcheo, hemos visto saltar muchas liebres de la sorpresa. Tyson Ross, un derecho de 31 años, quien ha permanecido oculto a lo largo de 8 temporadas, llevó un No Hitter contra el line-up de Arizona lanzando por los Padres, hasta el octavo inning con dos outs, cuando un fildeo cuestionable en los bosques sobre un batazo de Christian Walker llamado de Triple A, arruinó su faena. El derecho de los Atléticos de 26 años, Sean Manaea, alcanzó un brillo inesperado y trabajó el primer No Hitter de la temporada, retando a un equipo tan compacto al bate como es el de Boston... Gerrit Cole la gran adquisición de los Astros, se excedió con 61 ponches en abril, antes de crecer más en mayo ponchando a 16 el pasado viernes, y el chavalo Nick Kingham de los Piratas retiró a 20 cardenales consecutivos en su debut como big leaguer… El balance de 4-0 de Verlander, el duelo que le ganó Max Scherzer a Clayton Kershaw, el no hitter que llevó Patrick Corbin hasta el octavo contra los Gigantes batallando con Johnny Cue  to, las cuatro victorias sin derrota del mejicano Héctor Velásquez con Boston, los 11 rescates del boricua Edwin Díaz lanzando para Seattle, el duelo de 16 entradas que los Gemelos le ganaron 2-1 a los Indios después que en el inning 14 un jonrón de Edwin Encarnación respondió el de Miguel Sano en el inicio de ese episodio, los 21 lanzamientos de Jaime Barria de los Angelinos contra Brandon Belt de los Gigantes, y los balances de 21-7  20-8 de Boston y Arizona, viendo a los Filis proyectarse como peligrosos, cerraron un gran abril.

El factor Ohtani

Boston que abrió perdiendo frente a Tampa, logró ganar 16 de sus siguientes 17 juegos en un alarde de rendimiento, mientras los Yanquis, de vacilante arranque, cerraron abril viendo cortarse una racha de 9 victorias, y el japonés de los crecidos Angelinos, Shohei Ohtani, se convertía en la súper atracción, no solo en el equipo sino en el beisbol, respondiendo a la expectativa de verlo brillar tanto en la colina como en el cajón de bateo. Ohtani perseguido por multitudes ganó 2 y perdió 1 en abril, registró un acercamiento a la perfección el día 8 contra los Atléticos, esfuerzo fracturado por el batazo de Marcus Semien en el séptimo inning, después de 19 outs consecutivos. Quienes creímos que las pretensiones de Ohtani de impresionar tronando y dominando, como lo hizo Babe Ruth separando etapas con Boston y Yanquis, nos convencimos rápidamente que el potencial de Ohtani estaba correctamente diagnosticado en las dos gestiones. Ohtani cerró abril con 341 puntos, 4 jonrones y 12 empujadas.

Ohtani no ha quedado a deber en su primera campaña en grandes ligas.

Los fabricantes de ruido

Cuatro artilleros fueron capaces de disparar tres jonrones en el mismo partido: Matt Davidson de los Medias Blancas, el mejicano Christian Villanueva de los Padres frente a los Dodgers, el encendido Mookie Betts de los Medias Rojas y A. J. Pollock de Arizona. En los primeros días de mayo, aparecieron en pantalla de las explosiones, Edwin Encarnación de los Indios, y por segunda vez Mookie Betts de Boston, descargando tres jonrones en un juego. Aunque no se vio un bateador de 14 jonrones en abril como lo hicieron Alberto Pujols en el 2006 y Alex Rodríguez en el 2007, el ritmo jonronero de muchos, hace pensar que la cantidad de bateadores de 30 y 40, será muy gruesa este año. La fiera tripleta de los Yanquis, formada por el recién llegado Stanton, bateador de 59 vuelacercas con los Marlins en el 2017, Aaron Judge quien estableció récord para un novato con 52, y el receptor de pobre fildeo, borroso average, pero gran jonronero y empujador, no fue tan destructiva en el primer mes completo, pero dejó constancia de lo que pueden ser sus proyecciones. 

Manaea sorprendió con su no hitter ante los Medias Rojas.

El crecimiento de gregorius

Lo más sorprendente fue encontrarnos en un amanecer, con el short yanqui Didi Gregorius mostrando las tres coronas ofensivas. Perdió ritmo en average, pero cerró como co-líder jonronero disparando 10, igual que Mike Trout de los Angelinos y Mitch Haninger de los Marineros, y encabezando los empujadores con un total de 30. El ímpetu del joven de Curacao de 21 años, Ozzie Albies, echando humo en el line-up de los Bravos de Atlanta, le permitió compartir con Charlie Blackmon de Colorado y A. J. Pollock de Arizona, el liderato en jonrones de la Liga Nacional con 9, en tanto el veterano de 38 años, Albert Pujols, bateador con más de 600 jonrones, se aproximó a cuatro hits de los 3,000, proeza por fin alcanzada la noche del viernes. La inseguridad mostrada por dos equipos tan armados hasta los dientes como Nacionales de Washington y Dodgers de Los Ángeles, tiene a los expertos rascando sus cabezas. Pese al grueso bateo de Bryce Harper y el liderazgo monticular de Max Scherzer, los de Washington cerraron abril en el cuarto lugar del lado Este, solo delante de los Marlins, mientras los Dodgers, con Kershaw atrapado en el campo minado de la mala suerte y un bateo improductivo antes de la pérdida de Corey Seager, también se refugiaron en el cuarto lugar del Oeste en la Liga Nacional.

Tantos casi no hitters

En materia de pitcheo, hemos visto saltar muchas liebres de la sorpresa. Tyson Ross, un derecho de 31 años, quien ha permanecido oculto a lo largo de 8 temporadas, llevó un No Hitter contra el line-up de Arizona lanzando por los Padres, hasta el octavo inning con dos outs, cuando un fildeo cuestionable en los bosques sobre un batazo de Christian Walker llamado de Triple A, arruinó su faena. El derecho de los Atléticos de 26 años, Sean Manaea, alcanzó un brillo inesperado y trabajó el primer No Hitter de la temporada, retando a un equipo tan compacto al bate como es el de Boston... Gerrit Cole la gran adquisición de los Astros, se excedió con 61 ponches en abril, antes de crecer más en mayo ponchando a 16 el pasado viernes, y el chavalo Nick Kingham de los Piratas retiró a 20 cardenales consecutivos en su debut como big leaguer… El balance de 4-0 de Verlander, el duelo que le ganó Max Scherzer a Clayton Kershaw, el no hitter que llevó Patrick Corbin hasta el octavo contra los Gigantes batallando con Johnny Cue

to, las cuatro victorias sin derrota del mejicano Héctor Velásquez con Boston, los 11 rescates del boricua Edwin Díaz lanzando para Seattle, el duelo de 16 entradas que los Gemelos le ganaron 2-1 a los Indios después que en el inning 14 un jonrón de Edwin Encarnación respondió el de Miguel Sano en el inicio de ese episodio, los 21 lanzamientos de Jaime Barria de los Angelinos contra Brandon Belt de los Gigantes, y los balances de 21-7  20-8 de Boston y Arizona, viendo a los Filis proyectarse como peligrosos, cerraron un gran abril.