•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Real Estelí pegó primero en la final de la Liga Superior de Baloncesto ante unas Brumas de Jinotega que demostraron tener mucha garra y deseos para coronarse, pero que en su primer encuentro pecaron por la falta de contundencia y acierto a la hora de irse al ataque.

En el segundo partido programado para hoy (4:00 p.m.) en la cancha Otto Casco de la ciudad de Jinotega, las Brumas deben ajustar su juego y replantear su estrategia para poder dominar al “Tren del Norte”.

En el encuentro del pasado viernes, las Brumas sufrieron por la falta de contundencia a la hora de ejecutar los tiros de tres, atinando únicamente tres de los 21 que intentaron, para un promedio de 14%, lo que no es muy común para el equipo jinotegano, que en la campaña regular tuvo en los tiros de tres una de sus mejores armas. Adalberto Rojas fue el más certero del equipo jinotegano, anotando tres de los cinco tiros desde fuera intentados.

Macari Brooks, Dalton Cacho y Kevin Allen se han convertido para las Brumas en los máximos referentes en el ataque, sin embargo los estelianos lograron neutralizarlos en el primer juego de la final.

Del lado del “Tren del Norte”, Lleon Tillman, Bilal Richardson e Isaiah Kirk destacaron a la ofensiva anotando entre los tres 45 de los 82 puntos a favor para los rojiblancos, mientras que Noel Mackenzie destacó con ocho puntos, siete rebotes y ocho asistencias.

Al Tren del Norte poco se le puede reclamar, salvo haberse descuidado durante una parte del encuentro, lo que permitió a Jinotega recortar distancia, aunque no le bastó para arrebatar el botín.

En el juego de hoy la urgencia está en la cancha de las Brumas, es importante que el club consiga su primera victoria, empareje la serie y devuelva la confianza al equipo, una derrota para los jinoteganos sería un golpe sicológico casi mortal, tomando en cuenta que para el tercer encuentro regresan a Managua, donde Real Estelí actúa como local.

La rotación de sus jugadores debe ser preponderante para los de Jinotega, ya que en el encuentro del pasado viernes se vieron diezmados por el cansancio de venir de una semifinal que se extendió al límite.