•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ramiro Blanco volverá  a probar suerte en el extranjero, buscando un triunfo que impulse su carrera profesional. El muchacho, quien es manejado por Rosendo Álvarez, empacará maletas pues peleará el 1 de junio en Suiza contra Patrick Kinigamazi, un peleador que es originario de Ruanda, pero reside y ha desarrollado toda su carrera profesional en Suiza, país que es su hogar. 

Esta será la segunda pelea internacional para Ramiro después de caer en China ante el local Can Xu por decisión unánime el 30 de septiembre del 2016. El combate contra Patrick se pactó en 130 libras por el título de la Federación Mundial de Boxeo. Blanco es un peleador que hasta hace poco peleaba en 122, sin embargo, ya no puede dar ese peso y decidió continuar su carrera peleando en 126 y 130 libras.

Blanco enfrentará a un boxeador veterano de 35 años que no tiene pegada y solamente se ha limitado a pelear en Suiza y en otros países como Portugal y Francia. Su récord es de 28 victorias y 2 derrotas, con solamente cuatro nocauts. En su lista de víctimas no aparece ningún nombre de relevancia, de manera que Ramiro no tiene excusas para poner toda la carne sobre el asador, debe arriesgar sin temor, enfrente tendrá a un púgil que no posee dinamita.

Descarta revancha

“Esta es una gran oportunidad, si gano se abrirán puertas para mejores combates. Es un peleador complicado con un estilo ortodoxo”, dijo Blanco, quien de paso aprovechó para descartar una posible revancha con Alexander “Popeye” Mejía, campeón Fedelatin 122 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). “Ya no puedo dar ese peso, además estuve esperando mucho tiempo y nunca me dieron la oportunidad, si peleo con él sería en 126”, aseguró.

Mejía derrotó a Blanco por decisión dividida en julio del 2017 en el gimnasio Nicarao. Desde entonces se habló de una posible revancha pero “Popeye” tuvo la oportunidad de pelear en Japón en diciembre, posteriormente defendió su título Fedelatin ante Léster Lara, y posiblemente vuelva a tener una oportunidad en el extranjero.