•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Erasmo Ramírez viene de perder sus dos primeras aperturas y necesita pronto enderezar su rumbo. Para ello se entrega de lleno a los entrenamientos y procura mantenerse saludable; sin embargo, mientras está en una sesión de bullpen siente una incomodidad en el brazo y tras una revisión médica es puesto en la lista de inhabilitados por diez días. Una semana después de la aparición de aquella molestia, el derecho rivense asegura estar trabajando con esmero para en un espacio de aproximadamente tres o cinco semanas “regresar fuerte y ayudar al equipo”.

El 1 de mayo, cuatro días después de su terrible presentación ante los Indios de Cleveland, los Marineros incluyeron a Erasmo en la lista de lesionados del equipo. Sobre el primer momento de la molestia que lo llevó a esa situación, Ramírez cuenta que “fue algo que sucedió rápido, como en tres segundos, mientras estaba en una sesión de bullpen. Recuerdo que sentí como un choque en el tríceps, una sensación similar a un calambre muscular. Por un momento creí que era algo leve, pero luego entendí que no era así”. 

Sobre el diagnóstico presentado por los médicos del equipo, el pícher sureño manifestó que “esta lesión es en un tendón cercano al omóplato, donde fue la lesión anterior. Los doctores dicen que es un músculo muy delicado y que si no dejaba de lanzar podría hasta romperse y causar mayores problemas. Es por eso que el equipo decidió que ya no siguiera lanzando”. 

“El músculo sintió el cansancio”

Consultado por el colega rivense Will Álvarez sobre si existía una relación entre esta lesión y la tensión en el torso que le impidió iniciar la actual temporada, Erasmo señaló que “el tiempo de recuperación que me dieron fue bueno, pero el músculo no se adaptó tan rápido. El ligamento que tenía lesionado quedó fuerte tras los entrenamientos y el proceso de rehabilitación, pero al parecer no trabajamos de la manera correcta todo lo que está alrededor del tendón lesionado. En teoría, hay que trabajar el músculo dañado y los que están alrededor de este para después no tener otro tipo de complicaciones”.

“Por ser esta la segunda ocasión que estoy en la lista de lesionados, ellos (el equipo) van a ser más cuidadosos con el tema de los días que voy a estar sin soltar el brazo. El asunto es que no trabajamos fuerte en el ligamento que había tenido afectado y cuando regresé al trabajo duro, a tirar más de 90 lanzamientos, el músculo sintió cansancio. Por ahora, el tiempo que está programado para que esté fuera de acción es de seis semanas, pero si los médicos observan notables mejorías y es posible reducir el tiempo a tres semanas así será. Todo estará en dependencia de los resultados de un nuevo ultrasonido, en el que los doctores evaluarán el estado del músculo y si desapareció la manchita que vieron en este”, detalló Erasmo, quien tras el diagnóstico de los médicos del equipo buscó una opinión distinta para estar seguro de su situación.

A recuperar confianza

“Quiero regresar fuerte y ayudar al equipo, sé que me fue un poco mal en las primeras dos salidas por no tirar bolas, por no usar bien mis lanzamientos de quiebre y no saber analizar que el slider era el lanzamiento indicado”, expresó Ramírez, añadiendo que “una vez que regrese la idea es pichar inteligentemente, ejecutar mis picheos y tratar de mantener al equipo siempre con opciones de ganar”. 

Sobre cómo los Marineros ven su situación, Erasmo sostuvo que “ellos (el equipo) me han brindado mucha confianza y no quiero desaprovecharla. El equipo está apoyándome y quiero demostrarles que sí puedo volver a ser el Erasmo Ramírez que llegó aquí después que fue cambiado y que vino a lucir muy bien”.

Una mirada retrospectiva 

Ramírez no rehuyó al reto de lanzar una mirada retrospectiva a sus dos derrotas y explicar las acciones que lo llevaron a lucir tan vulnerable. “Contra los Vigilantes de Texas tuve problemas con mis picheos rompientes y por no ser ese mi modo de lanzar nunca me di cuenta que el slider era uno de los picheos que estaba tremendo ese día. Tenía que abrir los ojos y percatarme que el cambio no me estaba funcionando y que debía usar el slider, pero no lo hice. Además, ellos aprovecharon mi recta”, dijo el rivense sobre el juego en el que los Vigilantes le produjeron cinco carreras en 4.2 episodios con un ataque de cinco imparables, entre ellos dos jonrones. 

“Contra Cleveland tiré demasiados picheos cerca de la zona de strikes, me faltó ejecución, mantener los picheos en la zona bajita y tirar adentro”, explicó el pistolero sobre su presentación ante los Indios de Cleveland, equipo que en 5.0 episodios le anotó seis carreras y conectó cinco cuadrangulares.