•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mauricio Cruz asumió la dirección técnica de los Caciques del Diriangén en mayo del año pasado, con la fama de ser un amuleto, consecuencia de haber ganado siete títulos como jugador y ocho como timonel de ese club durante 17 temporadas. Cruz le otorgó a los diriambinos su último campeonato en la campaña 2005-06, desde entonces perdieron el protagonismo que por muchos años les perteneció.

Apenas en su segunda temporada desde que se reincorporó al equipo de sus amores, Mauricio Cruz condujo al Diriangén a la final del torneo de Clausura de la Liga Primera, en la que enfrentará al Real Estelí, mismo rival al que venció hace más de una década para coronarse por última ocasión. El próximo 12 y 19 de mayo, los Caciques querrán acabar con la sequía de títulos, de la mano de un entrenador que sabe cómo jugarle al todopoderoso “Tren del Norte”.

“Nosotros sabemos cómo plantearle partidos al Real Estelí, partiendo de que no le tenemos miedo, sí lo respetamos, pero le jugamos de tú a tú. Ellos (los norteños) tienen buenos elementos, pero nosotros también, contamos con jóvenes que quieren protagonismo y están dispuestos a explotar sus cualidades, y contra los estelianos se inspiran. Es un asunto de mentalidad y saber aplicar una buena táctica”, manifestó Cruz, con la frialdad propia de un entrenador que confía plenamente en las capacidades de sus pupilos.

“El equipo está en su máximo potencial, estamos todos unidos: afición, administradores, cuerpo técnico y jugadores, así que afrontaremos la final muy motivados. Hemos consolidado un buen equipo esta temporada, con una filosofía arraigada, hay personalidad y esperamos sacar el resultado que esperamos”, dijo el estratega, quien a su vez destacó la importancia de ganar el próximo sábado en condición de local, para llegar con ventaja al partido de vuelta de la final.

“Vamos a jugar con la cabeza, no con el temperamento, debemos evitar caer en desesperación, respetar las decisiones arbitrales y hacer nuestro juego. Lo hemos hablado a lo largo del campeonato y en esta instancia no podemos fallar. Nuestro objetivo es marcar goles, evitar que nos anoten y rentabilizar las ocasiones que tengamos. Ganar en nuestro estadio es clave, porque en el Independencia será un duelo mayormente complejo”, declaró Cruz.

Plantel completo

El entrenador diriambino, de 62 años, resaltó las características individuales de sus jugadores, pero potenció el trabajo grupal. “Jason Esquivel le ofrece madurez al equipo, Carlos Torres es la velocidad y la visión para administrar a sus compañeros; Henry Niño va muy bien por arriba y nos ayuda mucho en balones estacionados; Andrés Mendoza marca goles y acarrea marca, así que en cada línea tenemos jugadores capaces de hacer daño de una u otra forma, apostamos a que todo ese talento se junte y logre sacar el resultado ante Estelí”.

De cara a alzarse con el título del Clausura, que le permitiría a los Caciques acceder a la Liga Concacaf, junto al ya clasificado Club Deportivo Walter Ferretti, Mauricio Cruz llamó a la fanaticada diriambina a ser “el jugador 12”, como a lo largo de todo el campeonato. “Hemos trabajado duro para conformar un buen plantel y les hemos demostrado que estamos listos para pelear por el título, esperamos su confianza en estas instancias, necesitamos del apoyo de ellos, ahora más que nunca. Estoy seguro que la fanaticada se sumará en partidos de ida y vuelta, para disfrutar de nuestro futbol y primeramente Dios, del título”, remarcó.

Desde que asumió la dirección técnica del Diriangén, en el pasado torneo de Apertura, Mauricio Cruz ha enfrentado en cuatro ocasiones y tiene saldo de un revés (2-0), dos empates (idénticos 1-1) y un triunfo (1-0), por lo que invita a creer que la final del Clausura será una de las más reñidas en los últimos años.