•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Real Estelí consiguió su tercera victoria de la final de la Liga Superior de Baloncesto (75-80) ante las Brumas de Jinotega, logrando inclinar aún más la balanza a su favor y poner contra la pared a unas Brumas que necesitan una victoria para no morir en su intento de ser campeones.

El Tren del Norte intentó anular todo intento ofensivo de las Brumas, confiando mucho en los ataques de contragolpe, que dejaba muy mal a la defensiva de Jinotega, en este período, Bilal Richardson e Isaiah Kirk, la dupleta temida del Real Estelí, lograron conjugarse muy bien para tomar una ventaja importante que permitió a los rojiblancos ganar el primer período con una cómoda ventaja de 14-20.

El Real Estelí estaba demostrando ser una verdadera maquinaria que funciona casi perfecta, en los primeros minutos del segundo período encestaron una seguidilla de canastas que les permitieron llegar a tener una ventaja de 13 puntos sobre los jinoteganos. Los ataques de Isaiah Kirk y Bilal Richardson se mantuvieron incesantes, a los que se sumó también

LLeon Tillman para formar el tridente mortal del Tren del Norte. Jinotega únicamente se trató de defender y aprovechar las pocas oportunidades que dejaba el Real Estelí. La brutal ofensiva de los estelianos le permitió llegar al medio tiempo con una ventaja impresionante de 42-28.

Tras el descanso, las Brumas salieron a recortar ventaja, para esto hicieron uso de una de sus mejores armas: los cambios; los jinoteganos comenzaron a acortar ventaja, pero Estelí en ningún momento bajó el voltaje y logró llevarse el tercer período 52-66. El último período fue el más productivo del partido para Jinotega, gracias a los ataques de los hermanos Dalton y

Dayton Cacho, junto a Makari Brooks llegaron a reducir la ventaja a cinco puntos. Al final del encuentro, el tiempo fue el mejor aliado del Estelí, que logró ganar su tercer encuentro de la final y deja a Jinotega al borde de la muerte.