•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El campeón mundial ligero AMB, el venezolano Jorge Linares (44-3 con 27 KOs), defenderá su título esta noche en el Madison Square Garden, de Nueva York, ante el ucraniano Vasyl Lomachenko (10-1 con 8 KOs), que está subiendo a retarlo desde la división inferior, superpluma, donde es el vigente campeón de la OMB.

Si los dos rivales responden a las expectativas creadas, la batalla podría convertirse en la pelea del año. Linares y Lomachenko son púgiles inteligentes, que practican un boxeo de alta calidad técnica y muy efectivos en golpeo. Con diferencias, los dos son rápidos, hábiles en sus desplazamientos y muy seguros en la ejecución de sus planes de pelea.

El combate de este sábado será un claro choque de habilidades que plantea muchas dificultades a la especulación y al acierto en los pronósticos. La división de esas habilidades mediante seis rubros y la definición de las ventajas en cada uno de ellos, a través de estas claves, podrían facilitar las predicciones.

Velocidad: ventaja Lomachenko

Tanto en volumen de golpeo como en desplazamientos, Vasyl Lomachenko es muy superior al venezolano. Linares se le aproxima en explosividad, es muy rápido con sus combinaciones, pero no es constante. Por el contrario, la velocidad de Lomachenko es permanente y tan abrumadora, que muchos de sus rivales, se frustran y optan por abandonar antes de intentar contrarrestarla.

Enfoque: ventaja Linares

Los dos parecen lucir excelentes tanto en lo mental como en la concentración en cada una de sus peleas. Sin embargo, en este rubro sobresale Linares. Por su veteranía, y en especial por ser un púgil que tuvo que levantarse de duras y dolorosas derrotas para reconstruir su carrera a partir de la fuerza mental. Para manejar una pelea tan complicada y ante un rival con tantas variantes, Linares deberá apelar al enfoque para emparejar la batalla.

Plan de pelea: ventaja Lomachenko

Lomachenko trabajará con su esquina de costumbre, a Linares le faltará su esquina de costumbre. El cubano Ismael Salas no dirigirá al equipo del venezolano y eso lo sentirá en la elaboración de su estrategia. El ucraniano está donde está por su capacidad de elaborar planes de pelea inteligentes y ajustar su estrategia ofensiva explotando las carencias de su rival. Es muy superior en este rubro.

Poder: ventaja Linares

Vasyl Lomachenko está subiendo de las 130 libras, a enfrentar a un ligero natural que a la hora del combate llegará al ring promediando las 150 libras de peso. Por su naturaleza y por su estilo, el ucraniano no lastima con pocos golpes, necesita sumar golpeo. En este combate, no hay dudas en que la mano más pesada será la del venezolano, el que será el único que tendrá la potestad de definir la pelea con un solo golpe.

Experiencia: ventaja Linares

El ucraniano suma más de 400 peleas como amateur, pero apenas pasa la decena de peleas como profesional. Linares ha padecido este deporte y ha madurado de manera dramática. Ello, sumado a sus más de quince años de carrera y 47 peleas como profesional, le otorgan una ventaja notoria en este rubro. Lomachenko trae un laboratorio técnico de su pasado amateur, pero Linares suma casi 300 asaltos de dura exigencia, es otro laboratorio, por donde se le mire.

Intangibles: ventaja Lomachenko

Los intangibles son el lado oscuro de la pelea, lo que no se puede prever de antemano y en ese territorio, el único capaz de inventar es Lomachenko. El ucraniano tiene objetivos claros y alcanzables, no sube a las 135 libras a experimentar. Hay secretos en su estrategia que solo conoceremos a la hora del combate. Él sabe a dónde va, sabe cómo llegar y esconde las herramientas que le podrían otorgar ese tercer título en tres divisiones diferentes.