•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No siempre se puede ganar por nocaut, de forma deslumbrante, dejando inconsciente al rival, pero hay aspectos por mejorar que son claves de cara al futuro. Ese es el caso del chinandegano Roberto Arriaza, “El Dinamita”, dueño de dos martillos en sus manos, pero que la noche del viernes tuvo que recorrer toda la ruta de 10 asaltos para imponerse al venezolano Juan Ruiz (20-2, 12 nocauts) por decisión unánime en el Doubletree Hotel en Otario, California.

 Ultimátum de Chávez a sus hijos, Omar y Julio

Arriaza sumó su victoria número 17 en el boxeo profesional, 13 de estas son por nocaut, y retuvo por primera vez el título intercontinental 147 libras de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), cetro que ganó noqueando de forma fulminante a Sammy Valentín el 16 de marzo en Tampa. No obstante, el Arriaza del viernes no fue el púgil agresivo de otras noches, esta vez engavetó la furia, y se le vio un poco más lento de lo habitual.

“El Dinamita” dominó el combate sin despeinarse ante un rival que parecía tener miedo de no ser noqueado y pasó los 10 asaltos peleando en reversa por sobrevivir en pie, sin caer a la lona. Pero el hecho de no ser noqueado no fue mérito suyo, sino que tuvo la suerte de no toparse con un Arriaza agresivo y contundente. Aquí en Nicaragua, Roberto ha enfrentado mejores rivales que el venezolano, como el leonés Edwin Palacios o el mismo David Bency, y ante ambos dio demostraciones superlativas.

Necesita mejorías

En una categoría llena de leones, como el estadounidense Terence Crawford, el filipino Manny Pacquiao o el mismo campeón australiano Jeff Horn, Arriaza y su equipo de trabajo deben ser conscientes de que necesitan hacer ajustes lo más pronto posible. Decía el chinandegano previo al combate ante Ruiz, que necesitaba ganar más velocidad, a eso debe sumarle acrecentar su magazine de ataque.

 Las claves del pleito Lomachenko vs. Linares

Urgen más variantes en el ataque del nica, en otras palabras no quedarse limitado al 1-2, jab y recto de derecha, mano con la que fulmina a sus rivales. Arriaza tiene un don divino y esa es su pegada, pero debe agregarle combinaciones de al menos cuatro golpes a su repertorio, con velocidad, esa es la única manera de competirle a los monstruos de su categoría. El muchacho es talentoso, solo necesita trabajar más esos aspectos necesarios que lo conviertan en un peleador de mayor peligrosidad.

 

 ​​Arriaza, por el nocaut ante Ruiz

Arriaza, quien actualmente ocupa el puesto número 7 en el ranking 147 libras de la OMB, podría colarse entre los 4 primeros después de este triunfo ante Ruiz. La posibilidad de disputar un campeonato del mundo no está lejos, por eso es necesario agregarle más variantes a su ataque y también afinar un poco más la puntería.