•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el tercer asalto, Alexander “Supernova” Espinoza (16-1-2, 7 nocauts) vivió los tres minutos más terribles de su carrera arriba del ring frente a Yader Cardoza (23-13-1, 7 nocauts). La noche del sábado en el gimnasio Nicarao, Espinoza literalmente se sentía desnudo atravesando el desierto del Sahara, al borde la muerte, con sus piernas tambaleando, pero con el corazón bombeando supervivencia. No cayó a la lona de milagro, se amparó en los amarres, en las cuerdas, y al final la campana lo salvó del nocaut. 

Después de dos asaltos sumamente parejos, Cardoza ejecutó en el tercero una relampagueante combinación de cuatro golpes, gancho y upper de izquierda, más dos volados de derecha consecutivos, tambalearon a Espinoza, quien se mecía como una hamaca en el ring. El ataque de Yader fue despiadado en ese asalto, otra vez conectó con violencia al “Supernova”, que no cayó por la misericordia de las cuerdas y se apegó a su experiencia para amarrar a Yader, recuperar oxígeno y evitar el naufragio.

Yader estuvo tan cerca del triunfo pero a la vez tan lejos. Cerca porque ese era el round para aniquilar a Espinoza y lejos porque le faltó contundencia y oxígeno para el resto del combate. A partir del cuarto asalto, Alexander comenzó la operación remontada, esos ganchos de izquierda abajo y arriba empezaron a restarle condiciones a Cardoza, hasta el punto que le apagó el ímpetu y el que tomó el mando del combate fue el “Supernova”.

Fue un combate cargado de emociones que incluyó hasta golpes ilegales. Yader en el inicio del pleito le pegó dos golpes de conejo (detrás de la cabeza) a Espinoza, pero a quien le quitaron un punto fue a Espinoza en el sexto asalto, por hacer algo similar cuando Cardoza estaba de espalda. En el noveno, finalmente hubo justicia y le restaron una unidad a Cardoza por sus contantes golpes bajos. 

Espinoza se llevó el triunfo sin objeciones, por decisión unánime. Sufrió pero ganó. Dos jueces marcaron 97-91 y otro lo vio vencer por 95-93. No hubo robo ni mucho menos. Algunos seguidores de Cardoza protestaron la decisión desde las tribunas, ofendiendo a los jueces, sin embargo, Alexander hizo mejor las cosas. 

Siguiente objetivo 

¿Qué viene para Alexander ahora? Todo indica que el nica tendrá su primera oportunidad de título mundial. Antes de enfrentar a Cardoza, su equipo de trabajo empezó a tener conversaciones con Ricardo Rizzo, apoderado del filipino Reymart Gaballo, campeón interino 118 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). “Sé que hay un chance de enfrentar a Gaballo, mis apoderado están gestionando ese combate”, dijo Espinoza hace unos días. En tanto, Rizzo se limitó a decir que “estamos viendo la fecha que me de la televisión de Filipinas”.

Espinoza actualmente está ubicado en el puesto número 11 del ranking de la AMB, de manera que está habilitado para enfrentar al filipino. Gaballo actualmente reside en Miami, donde es entrenado por el cubano Osmiri “El Moro” Fernández. Se coronó el pasado 23 de marzo, derrotando al estadounidense Stephon Young por decisión unánime en el Hard Rock Hotel y Casino, en Hollywood, Florida. Gaballo tiene un récord de 19 victorias sin derrotas, 16 de esos triunfos son por la vía rápida.