•   Italia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Juventus de Turín apenas deja nada a sus rivales del futbol italiano en los últimos años: cuatro días después de ganar la Coppa, este domingo logró el 34º Scudetto de su historia, el séptimo consecutivo y el cuarto doblete seguido.

La semana de la Juventus en la capital romana no pudo haber sido más positiva: el miércoles derrotó en el Olímpico al Milan por 4-0 en la final copera y este domingo, en el mismo escenario, logró ante la Roma el punto que necesitaba para asegurarse el título liguero.

“Tengo un gran equipo, un club que puso todo a nuestra disposición. Tuvimos momentos difíciles, pero seguimos serenos. Hay que felicitar al Nápoles, que ha hecho una temporada extraordinaria”, dijo el técnico de la Juventus, Massimiliano Allegri.

Dentro de una semana, los Bianconeri recibirán en su estadio al Hellas Verona, ya descendido, para festejar ambos títulos con sus aficionados y, seguramente, para decir adiós a Gianluigi Buffon, que podría retirarse a los 40 años.

Juventus y Nápoles han mantenido el suspense casi hasta el final a diferencia de los otros grandes campeonatos europeos, pero el ritmo impuesto por el equipo turinés en 2018, con una sola derrota en la Serie A, precisamente contra el Nápoles hace tres semanas, ha sido demasiado para el equipo de Diego Maradona, que soñaba con revivir los años del argentino y conquistar de nuevo el Scudetto.

El conjunto de Maurizio Sarri nunca se dio por vencido y este domingo derrotó a la Sampdoria en Génova, lo que obligaba a la Juventus a sumar al menos un empate en Roma para festejar el título. “Nos faltaron algunos elementos para ser completamente competitivos. Estoy enamorado de esta ciudad y de este público maravilloso, eso no cambiará jamás”, dijo Sarri.