•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los Indios del Bóer llegaron a la jornada diez del Germán Pomares jactándose de no haber perdido ninguna de sus series y tras imponerse en el primer duelo a los Tiburones de Granada, seguro sintieron tener todo a su favor para este fin de semana salir airosos de nueva cuenta. Sin embargo, el conjunto sultaneco, tan oportuno como aguerrido, empató la serie  con un triunfo el sábado y ayer consiguió ganarla al someter a los capitalinos 8-5 gracias a un ataque de 14 imparables. Los Indios empezaron ganando y fueron dueños del juego hasta en el sexto inning, cuando empezó la rebelión al final exitosa de los granadinos.

Los Tiburones pudieron adelantarse en el propio inicio de juego, pero desaprovecharon una importante oportunidad al dejar las bases llenas en la primera entrada. Darwin Sevilla alcanzó la inicial por sencillo y se movió a segunda por infield hit, luego, tras fallar Jimmy González, Sevilla y Dávila organizaron un exitoso doble robo de bases y acto seguido Luis Rocha recibió pasaporte para congestionar las almohadillas. En ese contexto se presentó al cajón de bateo el  experimentado Milton Martínez, quien falló en un elevado al jardín central frente al abridor Wilfredo Miranda. 

Contrario a los granadinos, el conjunto de la capital sí le sacó el máximo provecho a la primera oportunidad que se le presentó ante Cairo Murillo Jr. y en la tercera entrada se adelantó 2-0. Bismarck Rivera inició el ataque con un sencillo, le siguió Janior Montes con otro cañonazo y el pícher sultaneco contribuyó a la primera anotación de la Tribu cometiendo un box. Acto seguido, el siempre oportuno Javier Robles impulsó la segunda carrera de los Indios con un incogible hacia el jardín central. 

Granada responde

El abridor de los Indios, Wilfredo Miranda, se metió en serios problemas en la tercera entrada, y aunque por un momento pareció escaparse de la fatalidad, al final salió explotado. Tras permitir que los dos primero artilleros se le embasaran, pareció tomar el mando de la situación al obligar al peligroso Bayardo Dávila Jr. a batear para doble play. Sin embargo, volvió a mostrarse frágil y esta vez la suerte le dio la espalda. Luego de golpear a Jimmy González permitió los imparables consecutivos de Lenín Aragón y Luis rocha que pusieron el juego 2-1. Posteriormente, Milton Martínez lo sacudió con un doblete que además de empatar la pizarra lo expulsó del montículo. 

La respuesta del Bóer, conjunto implacable en su ofensiva, no se hizo esperar y en el quinto inning cambió el marcador a 5-2 gracias a par de errores de la defensiva granadina y a su bateo siempre oportuno. No obstante, en el cierre del sexto, los Tiburones le dieron vuelta a la pizarra aprovechando el descontrol de Juan Serrano y la vulnerabilidad de Jimmy Bermúdez. El empate llegó tras un cañonazo de Jimmy González con hombres en las esquinas y un posterior doblete de Lenín Aragón, mientras que la ventaja fue obra de Pedro Rivas, quien con un cañonazo a la zona del bosque central puso el juego 6-5. 

Ofensiva final

El duelo permaneció así hasta el cierre del octavo, cuando los sultanecos llevaron a cabo la ofensiva final ante el relevista Adolfo Flores. Un ataque de cuatro imparables, entre ellos el cuarto jonrón de Lenín Aragón, fue suficiente para que los de Granada ampliaran su ventaja 8-5, que a la postre fue el marcador definitivo, pues el Bóer no pudo hacer gala de su temible ofensiva en la apertura del noveno. La victoria fue para William Ráudez (2-2) y la derrota para Jimmy Bermúdez, ambos en labor de relevistas.