•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Creían que no había forma de desactivar al “Monstruo” James? Los entiendo. Después de verlo en acción tan demoledoramente durante tanto tiempo, pensamos que era capaz de tumbar los muros de Jericó, escalar el Everest sin el menor cansancio y atravesar el desierto descalzo, silbando. Finalmente, apareció su condición humana. Él a veces, cada eclipse del sol, juega mal, como usted o yo lo hacemos. Solo 15 puntos en 36 minutos, 5 aciertos en 16 disparos de campo, de 5-0 en triples, eso sí con 7 rebotes y 9 asistencias tratando de disimular una mala noche, pero con 7 pérdidas de balón… Consecuencia, los Cavaliers fueron atropellados 108-83 por unos Celtics súper funcionales, pese a no contar con su “as” Kyrie Irving, un equipo que no tiene dependencia de jugador alguno, que hace rotar el estrellato de sus principales pilares juego tras juego, que tiene al formidable Jayson Tatum con solo 20 años, a Jaylen Brown de casi 22, a Terry Rozier y Marcus Smart de 24, y al versátil dominicano Al Horford, de 31 años, conv
ertido en pieza clave de su engranaje.

Un raro LeBron

¿Cómo fue posible esa destrucción de los Cavaliers, capaces de barrer a los Raptors? Golpearlos en frío, con el agregado que en Boston, los Celtics se agigantan tanto, que a ratos se aproximan a aquel equipo sagrado de Bill Rusell. Lo raro fue LeBron, quién aún en la debacle frente a Indiana en el sexto juego, una escandalosa derrota 121-87, no se vio tan disminuido, regresando con una furia colosal para ser el protagonista del juego 7 marcando 45 puntos con 8 rebotes, 7 asistencias y 4 robos, otro de sus monstruosos alardes… ¿Será ese el LeBron que veremos en la segunda batalla? No sería algo sorprendente, pero Boston, quien saltó bruscamente encima de los Cavaliers, clavándoles 36-18 en el primer tiempo y edificando ventaja de 26 puntos en la mitad del recorrido, se mostró tan compacto, con cuatro anotadores de dobles dígitos, tres de ellos con 20 o más, que uno no se imagina un repentino bajón de voltaje.

A evitar el 0-2

¿Podrá Marcus Morris repetir el trabajo de estorbo realizado sobre el mejor jugador del planeta como lo es James? ¿Volverán los Celtics a destrozar la defensa de los Cavaliers? No sigamos, porque son tantas las intrigas que envuelven el juego 2, entre el inevitable temor de ver atrás a los de Cleveland 0-2 al regresar a casa… La desgracia del primer juego, puede haber dejado seriamente golpeados a los Cavaliers, vencedores de Indiana en siete desgastantes enfrentamientos y de los Raptors en cuatro, alargando a 93 los juegos consecutivos de LeBron en esta temporada, 94 con el primero contra Boston… Obviamente, un 0-2, cambiaría de acera los cálculos previos mientras el crecimiento de la chavalada de Boston, de la mano de Hortford, mete miedo. Esto apenas comienza y los Cavaliers tienen a LeBron. Él es capaz de fabricar milagros. Lo ha demostrado. En esta ocasión se ve difícil, muy difícil.