•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El partido de ida de la final del torneo de Clausura 2017-18, entre Real Estelí y Caciques del Diriangén, se disputará esta noche (7:00) en Diriamba, según informó la Liga Primera, una vez que los clubes en cuestión y los organizadores del campeonato llegaron a un acuerdo para la celebración del mismo. “Las directivas de ambos equipos se reunieron y fijaron el encuentro para este miércoles, eso sí, estamos conscientes que esto podría cambiar de un momento a otro”, manifestó José María Bermúdez, director general de la Liga.

Las protestas y actos de violencia que se han suscitado en varias zonas del país desde el pasado 19 de abril, obligaron a la Liga Primera a suspender en primera instancia el juego de la final el pasado sábado 12 de mayo, determinando que se disputaría el día siguiente a las 4:00 p.m., en el estadio Cacique Diriangén, pero apenas unas horas después de haber emitido su primera resolución, informaron la suspensión del juego hasta nuevo aviso. Ayer, a pesar de que los conflictos no han cesado, los involucrados decidieron efectuar el partido de ida.

Según informó la Liga el pasado fin de semana, el “Tren del Norte” tuvo dificultades para trasladarse de Estelí a Diriamba, sin embargo, la directiva rojiblanca habría resuelto la forma de viajar hoy para evitar una nueva reprogramación. En caso de que el encuentro de esta noche se celebre sin dificultades, se prevé que el juego de vuelta de la final del Clausura se dispute el próximo sábado 19 de mayo, en el Estadio Independencia.

Pronóstico complejo

Real Estelí y Diriangén disputarán el Clásico Nacional 104, con precedentes ampliamente favorables para los norteños, que han ganado 47 partidos, por solo 20 de los Caciques y han empatado en 36 oportunidades. Si los datos anteriores soportan el ligero favoritismo de los rojiblancos, los diriambinos pueden presumir de que en el actual Clausura su campo se ha convertido en un fortín donde han ganado ocho encuentros, entre fase regular y semifinal, empataron una vez y solo perdieron dos veces.     

El duelo entre diriambinos y norteños tiene suficientes ingredientes para ser considerado un choque de altura, no solo porque está en juego el título del Clausura y la clasificación a la Liga Concacaf, también por el nivel que han mostrado ambos clubes a lo largo de la temporada hasta llegar a estas instancias, gracias a que cuentan con planteles sólidos y directores técnicos con sobrada y probada experiencia que buscarán inclinar la balanza a su favor, imponiendo cada uno su filosofía.

Mauricio Cruz, estratega de los Caciques y Otoniel Olivas, del “Tren del Norte”, mandarán al campo del estadio diriambino a sus mejores elementos, con la intención de adelantarse en una eliminatoria que pinta ligeramente inclinada a favor de los norteños, más por historia que por lo exhibido a lo largo del Clausura ante su rival en turno, con el que empataron (1-1) y perdieron (1-0) en las jornadas 8 y 17, respectivamente.