•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de que la Liga Primera de futbol suspendiera hasta en cuatro ocasiones el juego de ida de la final del torneo de Clausura entre Real Estelí y Caciques del Diriangén, el entrenador del conjunto diriambino Mauricio Cruz, espera que este fin de semana se pueda disputar el compromiso, sobre todo ahora que la Confederación de Norte, Centroamérica y el Caribe de Futbol (Concacaf) ofreció una breve prórroga para que se defina al segundo representante de Nicaragua en la venidera Liga Concacaf.

“Esta situación ha sido agónica, día tras día nos llevan suspendiendo el partido (de ida), se dicen muchas cosas y ninguna concreta, no se ha buscado una solución. Hemos aguantado mucho tiempo en zozobra, obviamente el cuerpo técnico ha trabajado en el aspecto sicológico con los jugadores y todos están motivados, pero no podemos seguir así”, manifestó Cruz, aduciendo que el “Tren del Norte” ha evitado por todos los medios que se dispute el encuentro. 

“En Diriamba ha habido manifestaciones, pero el ambiente ha estado tranquilo. Aquí el futbol ha servido para conciliar problemas políticos, los fanáticos han estado pendientes y motivando a los jugadores. Me parece que el Real Estelí ha puesto pretextos según su conveniencia”, refirió el estratega diriambino, quien a su vez expresó su temor de que al no concretarse la final del Clausura, la Liga le otorgue a los rojiblancos el segundo boleto a la Liga Concacaf, evento al que ya está clasificado el Club Deportivo Walter Ferretti.

“De pronto siento que las cosas se pueden salir de nuestras manos, hicimos un buen torneo y nos pueden sorprender diciendo que no se disputará la final. No hemos dejado de entrenar confiando en que jugaremos, pero no tenemos garantías en este momento, porque la Liga debería de definir fechas y horarios de una vez. Nosotros estamos dispuestos a viajar a Estelí de cualquier forma, quien no se presente que pierda por “forfait” (por ausentarse)”, aseveró el entrenador de los Caciques.

La preocupación de Cruz, quien antes de asumir el banquillo técnico del Diriangén fungía como director de desarrollo de Fenifut, es justificable, considerando que en 2016 la federación nicaragüense otorgó al Real Estelí el cupo a la Liga de Campeones de la Concacaf y no a la UNAN-Managua, que había ganado el torneo de Apertura y optaba a clasificar a ese evento a través de una finalísima ante los norteños.

“Sería glorioso”

Mauricio Cruz está consciente que el país está pasando por momentos difíciles, y como tal creé que lo mejor es tomar medidas que garanticen la integridad de los fanáticos durante estas instancias del torneo, y espera que las directivas de los Caciques y Real Estelí busquen soluciones prontas para que la final del Clausura se concrete.

“Los jugadores están ansiosos, nosotros (cuerpo técnico) hemos trabajado tanto en lo físico como lo mental con ellos para que administren bien sus emociones y sentimientos. Queremos que lleguen finos a ambos juegos, siempre y cuando se disputen. Para nosotros sería glorioso coronarnos, ser campeones sería un hecho histórico, hace mucho la gente no cree en que podamos levantar un título y espero que logremos ese objetivo”, manifestó Cruz.

Los Caciques del Diriangén se coronaron por última vez en la temporada 2005-06, precisamente con Mauricio Cruz como entrenador. En total, el estratega diriambino ganó ocho títulos dirigiendo a los Caciques y otros siete como jugador de esa institución.