•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Primero Juan Carlos Ramírez queda fuera de la temporada por haber sido sometido a la cirugía Tommy John, luego Erasmo Ramírez sufre una tensión en el músculo redondo mayor y consecuentemente pasa a lista de inhabilitados por varias semanas, y ahora Cheslor Cuthbert es enviado a la lista de lesionados por diez días como resultado de una inflamación que le produce espasmos en la espalda baja. De tal manera que de los cuatro nicaragüenses en Grandes Ligas, el único activo actualmente es el jugador de cuadro de los Rojos de Cincinnati, Alex Blandino.

“No puedo ni siquiera hacer prácticas de infield. Tengo fuertes molestias y por ello estoy recibiendo terapia. Espero salir pronto de esto”, le dijo Cheslor al colega Levi Luna el pasado viernes, antes de que los Reales de Kansas City decidieran confirmar su nombre en la lista de lesionados. De acuerdo con la información proporcionada, los diez días empezarán a contarse a partir del miércoles 16 de abril, por lo que, de no agravarse la situación, estaría listo para volver a la acción el próximo sábado 26.  

La última vez que Cheslor jugó con los Reales fue el lunes 14, cuando se fue en blanco en tres turnos ante el picheo de los Rays de Tampa Bay. Cuthbert se va a la lista de lesionados tras conectar solo tres hits en sus últimas 20 visitas oficiales a la caja de bateo. 

En mal momento

Esta lesión llega en un contexto complicado para Cuthbert, pues en las últimas semanas se ha mostrado pésimo a la ofensiva, tanto que sus números están muy por debajo de las expectativas que se tejieron alrededor de él para esta campaña. Su promedio ofensivo de .194 como resultado de conectar 20 imparables en 103 turnos al bate a lo largo de 30 juegos, lo deja en evidencia como un artillero que poco está aportando desde el cajón de bateo, lo cual preocupa al equipo debido a que se considera  que su principal herramienta como jugador es su ofensiva.

En este 2018 Cuthbert suma dos dobletes, tres cuadrangulares, anota once carreras y produce otras siete, recibe 11 bases por bolas y se poncha en 23 ocasiones, a la vez que presenta un slugging de .301. Sus números no corresponden a las oportunidades que esta campaña le han ofrecido los Reales, por lo cual, una vez regrese de la lista de lesionados, deberá reaccionar, levantarse de ese bajón ofensivo y empezar a funcionar como un bateador oportuno e incidente, con el objetivo de recuperar los bonos perdidos tras mostrarse inconsistente en los dos primeros meses de campaña.