•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Jugar el partido de ida en Estelí, disputarlo en Diriamba en horas tempranas y hasta resguardar al conjunto norteño durante su viaje desde el norte del país, han sido algunas de las opciones que la directiva de los Caciques del Diriangén ha planteado al Real Estelí, su rival en la final del torneo de Clausura de la Liga Primera, pendiente de celebrarse a causa de las protestas que se han suscitado en varias zonas de Nicaragua.

Nicolás Bolaños, presidente del equipo diriambino, se manifestó anuente a colaborar con las medidas necesarias para que el juego de ida se dispute lo antes posible, después de que se cancelara en cuatro ocasiones, desde el pasado 12 de mayo. “Nosotros (la directiva) hemos estado dando la cara todos los días, hemos hecho todo lo posible por jugar, buscando soluciones, mostrándonos anuentes a colaborar, pero seguimos esperando”, declaró.

Según Bolaños, los Caciques anunciaron a la Liga Primera y al equipo rojiblanco su disposición de viajar a Estelí para disputar el juego de ida en el estadio Independencia, sin embargo, la opción no agradó a su rival. “El Real Estelí ha estado preocupado por el viaje, incluso le dijimos (a la directiva) que nosotros viajaremos a Estelí para que allá sea el juego de ida y en Diriamba el de vuelta, pero tampoco quieren”, manifestó el regente de los Caciques.

José María Bermúdez, director general de Liga Primera, informó ayer que existen grandes posibilidades de que esta tarde (4:00) se dispute el juego de ida en el estadio Cacique Diriangén, siempre y cuando el equipo local ofrezca garantías de que no habrá altercados. “Tenemos seguridad privada, no habrá venta de licor ni aceptaremos que ingrese gente con bebidas alcohólicas, hemos tomado todas las medidas necesarias que garanticen la seguridad de la gente”, refirió Bolaños.

“Debemos jugar”

Mientras el técnico de los Caciques, Mauricio Cruz, manifestó su preocupación de que la Liga Primera otorgue al Real Estelí el segundo boleto a Liga Concacaf, recurriendo a los puntos que sumó el “Tren del Norte” durante la fase regular finalizando líder, en caso de que no se dispute la final del Clausura, Bolaños ambientó que tiene la palabra de José María Bermúdez de que tal cuestión no sucederá.

“Efectivamente pensamos que esa podía ser una medida, pero hay una base de reglamentos que fue ingresada a Concacaf y se tiene que respetar. No se puede jugar una final a un solo partido, pero tampoco definir a un campeón por la sumatoria de puntos. ‘Chema’ Bermúdez me indicó que en cualquier caso el cupo a Liga Concacaf quedaría vacante”, aclaró el propietario del equipo diriambino. De ser así, el Club Deportivo Walter Ferretti sería el único representante de Nicaragua en aquel torneo internacional.   

“La Liga está más competitiva que nunca, se está jugando un mejor futbol (respecto a años anteriores) y no es posible que ahora caigamos en esto. Alguna alternativa habrá para jugar y esperamos que se concrete. En principio espero que mañana (hoy) podamos jugar. El Real Estelí nos pidió resguardo y se lo garantizamos, si ya no se juega no seguiré insistiendo y lo más probable es que se pierda el segundo cupo a la Liga Concacaf”, remarcó Bolaños.

Al mismo tiempo, el directivo del Diriangén trata de entender cómo el equipo de básquet Real Estelí, que pertenece a la misma franquicia del “Tren del Norte”, pudo disputar la final de la Liga Superior de Baloncesto (LSB) alternando viajes entre Jinotega y Managua desde inicios de mayo, cuando las protestas habían alcanzado mayor volumen en varias zonas del país. 

“Necesitamos ser un poco más serios, no me explico cómo el equipo de baloncesto del Real Estelí pudo jugar una final, yendo y viniendo entre Jinotega y Managua, durante los días más pesados de protestas, todo eso me parece incoherente. Repito, mi principal interés es garantizar la seguridad de la fanaticada, hemos hecho esfuerzos por lograrlo y espero que podamos jugar de una vez por todas”, enfatizó Bolaños.

Desde que Bolaños está al frente de la directiva diriambina, el club Cacique ha mejorado significativamente su nivel de juego, gracias también a la presencia del director técnico Mauricio Cruz. En consecuencia, Bolaños confía en que su equipo romperá la sequía de más de una década sin levantar un título, en el caso hipotético de que se celebre la final del Clausura. “Estoy más que seguro de que el Diriangén levantará el título, confío en Dios de que todo saldrá bien, nos hemos esforzado para ello”, dijo.