•   Barcelona, España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En su último partido con la camisa azulgrana, el capitán del Barcelona, Andrés Iniesta, se despidió del Camp Nou levantando el título de LaLiga Santander, trofeo que recibió de manos del presidente de la Real Federación Española de Futbol (RFEF), Luis Rubiales.

En uno de sus primeros actos públicos como presidente de la RFEF, Rubiales, silbado por una parte del público, entregó el título al capitán azulgrana en los actos de celebración que el Barcelona organizó una vez acabado el encuentro que disputó contra la Real Sociedad (1-0). Hasta la fecha, los campeones de Liga habían recibido habitualmente el trofeo en las primeras fechas de la temporada siguiente a la consecución del campeonato.

Iniesta, que en su última cátedra de futbol jugó 80 minutos, recibió una ovación cerrada por parte de los 84,168 espectadores que este domingo acudieron al Camp Nou. Antes de levantar el título, las luces del estadio se apagaron para iniciar la fiesta del doblete. Un pinchadiscos puso la música y un grupo de percusión el ritmo mientras en el césped se instalaba el balón amarillo del escudo del club en el círculo central y dos globos inmensos con dos mensajes: “Campions” (“Campeones”) e “Infinit Iniesta” (“Infinito Iniesta”).

 Los jugadores no salieron hasta las 11 de la noche con 25 minutos después del pitido final. Unas luces fluorescentes entre el círculo central y la zona del banquillo iluminaron a los miembros del primer equipo y al cuerpo técnico, que fueron presentados por los altavoces. Precisamente, los miembros del cuerpo técnico y sus compañeros, que salieron con la camiseta del homenajeado, le hicieron el pasillo antes de que este levantara el título. 

Hermoso mosaico 

Los aficionados del Camp Nou aprovecharon los prolegómenos del partido liguero contra la Real Sociedad para homenajear con un inmenso mosaico que ha ocupado las gradas del estadio a Andrés Iniesta.

Todos los asistentes que llenaban las butacas del estadio mostraron las cartulinas que, unidas, formaron el mensaje “infinit Iniesta” (“infinito Iniesta”) sobre un fondo azulgrana en uno de los laterales, un ocho invertido en los dos goles y los colores de la bandera catalana en la zona de tribuna.

El club instaló también un ocho invertido en la explanada del Camp Nou y, de fondo, una imagen de la celebración del gol que el jugador manchego anotó en el año 2009 en Stamford Bridge ante el Chelsea, con el que el equipo entrenado por Pep Guardiola selló el pase a la final de la Liga de Campeones.

Antes del encuentro, muchos aficionados se concentraron en esa zona para fotografiarse en ese espacio para despedirse a su manera de uno de los protagonistas de la tarde junto al jugador de la Real Sociedad Xabi Prieto, que este domingo también jugaba su último partido.

Los tres hijos de Iniesta tampoco quisieron perderse el último partido de la temporada y se fotografiaron junto a la primera plantilla del primer equipo. Antes, los jugadores titulares de la Real Sociedad hicieron el pasillo a la plantilla del Barcelona como campeones de LaLiga Santander.