•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una vez más saltó a la vista la incidencia mayúscula de LeBron James. Sin lucir tan luminoso como en el tercer juego cuando ofreció un show formidable mostrando su variedad de recursos, “El Monstruo” de la NBA, que perdió 7 veces el balón, fue capaz de marcar 44 puntos (11-11-13 y 9) en la urgente victoria de los Cavaliers de Cleveland por 111-102 sobre los Celtics de Boston, equilibrando 2-2 la final del Este en la NBA. Desde que el triple de Smith a los 4 minutos, adelantó a los Cavaliers 9-8, el equipo de Boston siempre estuvo atrás, logrando apenas un acercamiento a 7 puntos en el último período, antes que James consiguiera su único triple. La victoria de Cleveland fue sellada en el primer cuarto construyendo una ventaja de 16 puntos 34-18, neutralizando los recortes de Boston que se impuso 35-34 en el segundo período, 23-21 en el tercero, y 26-22 en el último, para perder por 9 puntos, sin poder angustiar a los Cavaliers. 

Se escapan Cavaliers

El inicio de juego estableció un equilibrio en los primeros cinco minutos con una lenta progresión 11-10 a favor de los Cavaliers, pero a partir de ese instante la arremetida del equipo de Cleveland fue huracanada. Estiraron la diferencia 19-10, 25-15 y 34-18, dejando a los Celtics muy cuesta arriba, rascando sus cabezas. Lebrón con 11 puntos 2 rebotes y una asistencia, fue la figura más visible, con Smith aportando 6 puntos y Kevin Love 4 rebotes. Rozier y Morris con 4 puntos cada uno, lo mejor de los aturdidos Celtics. La temprana ventaja de 16, entusiasmo a la multitud permitiéndole acariciar la posibilidad de nivelar la serie, reduciendo la intriga al mejor de 3, siempre un gran reto cuando se batalla contra reloj y espoleado por la urgencia de vencer.

Pequeño recorte

El segundo período se convirtió a ratos en un intenso tiroteo. Vibrante fue la recuperación de los Celtics marcando 35 puntos, abriendo agujeros en la defensa de los Cavaliers, pero siempre efectivo el cañoneo del equipo de Cleveland que volvió a conseguir 34 puntos. Con los tableros crujiendo, solo un punto lograron recortar los Celtics en su gran esfuerzo quedando atrás 68-53 en la mitad del recorrido. La diferencia de 15 era saludable para la tropa de LeBron, quien en lo personal, agregó 11 puntos para llegar a 22, con 4 rebotes y 3 asistencias. El 37% en tiros de campo de los Celtics, contrastaban con el 61% de los Cavaliers. La figura cumbre de Boston era Terry Rozier con 10 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias, seguido de Morris con 9 puntos.

Prueba de resistencia

La batalla diente por diente se extendió al tercer período y los Celtics, imponiéndose 23-21, se acercaron un poco más a 13 puntos 89-76, exponiendo a la defensa de los Cavaliers. Lebron marcó 13 puntos para un total de 35 en el juego sin progresar en rebotes y asistencias. Entre la pérdida de efectividad de los dos lados respecto a los dos primeros cuartos, los Celtics se aproximaron a 8 puntos, volviendo a ser rechazados. Jayson Tatum creció de 0 puntos a 6 y 17, máxima cifra entre los de Boston, con Hortford y Rozier registrando 13. Korver con 14 puntos y Thompson con 11, eran los más colaboradores de los Cavaliers muy distantes de James, en tanto Love limitado a 16 minutos, solo conseguía 4 puntos antes del último cuarto. En el final de juego, los Cavaliers lograron mantener a distancia a los Celtics, impidiendo que una amenaza de aproximación a 7 puntos, consiguiera crecimiento. El triunfo 111-22, hace renacer la intriga en la final del Este.