•  |
  •  |
  • END

A Everth Cabrera le quitarán hoy las ocho puntadas de la cirugía en su mano y de inmediato entrenará con más intensidad para tratar de incorporarse a los Padres en unas siete semanas.

“Estoy inquieto porque me quiten los puntos. Después voy a poder hacer más ejercicios. He estado corriendo al suave en los entrenamientos e incluso he viajado con el equipo y la verdad me estoy tomando las cosas con calma”, dijo Cabrera, quien se encontraba en Colorado acompañando a los Padres en su serie con los Rockies.

Le han abundado recomendaciones para su retorno. “Bryan Giles me ha dicho que no le ponga mente a la operación porque no es nada que me vaya a afectar en mi juego. Sólo debo entrenar fuerte ahora que puedo hacerlo”.

Otro de los que más ha insistido en tomar las cosas con calma es el propio manager de los Padres, Bud Black.

“Me ha dicho varias veces que no me apresure con la recuperación porque no tengo necesidad de hacerlo, que me tome todo el tiempo porque los planes de los Padres conmigo son para el futuro. Eso me da más seguridad para seguir trabajando duro y saber que tengo mi puesto fijo con los Padres en cuanto esté listo”.

Antes de volver a las Mayores, Cabrera fue informado que estará una o dos semanas en las menores, posiblemente con el Lake Elsinore Store en Clase A fuerte de San Diego, con el que lanzó el año pasado Aristides Sevilla.

“Creo que por la cercanía de esa liga con San Diego han decidido enviarme ahí. Cuando llegue ese momento quiero ajustarme en lo que tenga que hacer para llegar con todas las ganas al equipo grande”, comentó Everth.