•  |
  •  |
  • END

Estelí, líder solitario en la fase regular del Clausura, está que rasca para que suene el pitazo inicial del duelo de 180 minutos contra Xilotepelt, para cobrar revancha por la derrota que le infringió el equipo del sur en la etapa regular del torneo. Estelí no sólo pondrá en juego el prestigio, sino que intenta clasificar y luego revalidar la corona.

La calidad del material con que cuenta Otoniel Olivas obliga a creer que se puede hacer que Estelí juegue bien y tenga la personalidad que se requiere para estar ahí arriba.

El plantel está poblado y es fuerte en todas las líneas. Y eso es porque tiene 25 jugadores, de los cuales 11 salen a la cancha, para hacer lo único que saben hacer en estas instancias: ganar, ganar y ganar. También tiene en cada sector la pieza de reemplazo para que no sufrir cuando falte otra.

El técnico Otoniel Olivas es muy inteligente y no cambiará el sistema defensivo según adversarios. Jugando la mayoría de sus partidos con tres en el fondo, coloca tres centrales para utilizar a Armando Collado y a Marvin Molina por los andariveles, cuestión que a veces se le complica porque tiene a Armando Reyes y a Eliud Zeledón 15 metros adelante y no encuentran la posición exacta, demostrando en esta ocasión que sumar más gente en ofensiva no necesariamente aporta lo que uno piensa que pueden dar.

Pasando al medio, es una zona bien complementada con volantes centrales que tienen oficio, como Elmer Mejía, Franklin López, Samuel Wilson o Sergio Iván Rodríguez, cuando juega por adentro. Es muy sólido, con buena media distancia, con marca y un gran sentido de los relevos de la línea defensiva o del mismo mediocampo.

Y llegamos al ataque, con jugadores para todos los gustos. David Martínez, a quien le encantan los espacios para moverse en el frente de ataque con mucha agresividad, rapidez y con buena pegada en ambas piernas. Sin embargo, me parece que toda su actividad le quita claridad y sangre fría donde más importante es el nueve: dentro del área. Esto hace que no concrete un alto porcentaje de ocasiones.

Rudel Calero es un devorador de espacios y goleador que ha recuperado la peligrosidad de otros tiempos. Útil para el contraataque cuando el conjunto va ganando y cuando empieza a jugar de contragolpe para terminar con el adversario.

Rudel Calero y David Martínez son dos nueve de área con buen juego aéreo, buena pegada y mucho sentido del anticipo. Calero es más rápido que Martínez, quien cubre mejor los espacios reducidos.