•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La delegación nicaragüense de esgrima que viajará en los Juegos Centroamericanos y del Caribe a celebrarse en Barranquilla, Colombia, que estará compuesta por 6 miembros, cuatro atletas (dos mujeres y dos varones), un entrenador y un delegado, se prepara de cara al evento deportivo que arranca el próximo 19 de julio, informó ayer William Genet, presidente de la Federación Nicaragüense de Esgrima (Fenies).

Los encargados de representar a Nicaragua en la justa deportiva son los hermanos Fátima y Luis Largaespada, ambos de padre nicaragüense y madre mexicana y residentes en Estados Unidos, además de Mareling Gutiérrez y Wilmar Calderón Ramírez, todos entrenados por el maestro William Calderón, de amplia trayectoria en la esgrima nicaragüense, junto a ellos viajará como delegado el presidente de la Fenies, William Genet.

Según Genet, el objetivo de la federación de esgrima de Nicaragua en la competencia es quedar entre los ocho mejores de los 23 países que participarán en Barranquilla en alguna de las tres armas que se competirán (espada, sable y florete). Para esto, los atletas se entrenan desde hace varios meses de cara a tener la mejor actuación, aunque el presidente de la Fenies admite que en el último mes los adiestramientos han sido de menor regularidad por la crisis social que vive el país.

“Los atletas que están aquí en Nicaragua se están preparando con muchas limitaciones, porque la situación que se está viviendo en el país ha reducido la actividad, no solo en nuestro deporte (esgrima), sino en todos los deportes, ya que se han estado suspendiendo muchos eventos. La preparación de los muchachos es irregular, no es nula, pero sí es irregular, ya que es muy  importante para nosotros cuidar la integridad física de los muchachos”, severa Genet.

El presidente de la Fenies asegura que el grupo que irá por Nicaragua a Barranquilla es de muy alta calidad, comenzando por los hermanos Largaespada que ambos entrenan en Estados Unidos, en sus respectivos estados. Fátima, por ejemplo, actualmente reside en Nueva York y ahí tiene su base de entrenamiento, ella representó a Nicaragua en los Juegos Centroamericanos, Managua 2017 y llegó a la final de espada femenino donde obtuvo la medalla de plata, en Barranquilla ella competirá en espada y florete.

Por su parte, Luis Largaespada, hermano de Fátima, actualmente tiene su base de entrenamiento en Texas, lugar donde reside. Él fue ganador de medalla de bronce en florete en Managua 2017 y en Barranquilla competirá, al igual que su hermana, en espada y florete.

Pero los hermanos Largaespada no son los únicos con gran nivel que representarán a Nicaragua, en el caso de Mareling Gutiérrez, la atleta ganó medalla de bronce en los pasados Juegos Centroamericanos en la modalidad de espada por equipos y Wilmar Calderón fue uno de los atletas destacados en la competencia centroamericana aunque no obtuvo medalla. Según el dirigente de la esgrima nica, los grandes rivales a vencer en los Centroamericanos y del Caribe, son Colombia, por ser anfitrión, Cuba, México y Venezuela. En el caso de los isleños, Genet afirma que son los más fuertes, ya que históricamente se han destacado en dicho deporte.

Panamericano en la Habana

Genet de igual manera, informó que en el mes de junio, los cuatro nicas que participarán en los Juegos de Barranquilla, viajarán a la Habana, Cuba a competir en un torneo Panamericano mayor que aparte de servir como un fogueo para los Centroamericanos y del Caribe, será clasificatorio para los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

“Del 13 al 17 junio vamos a un campeonato Panamericano mayor en la Habana, viajan los cuatro atletas nuestros, junto con el profesor William Calderón, este torneo les va a servir de fogueo para Barranquilla, pero también nos estamos jugando la clasificación a Lima 2019. Todo esto claro, esperando que las circunstancias y las condiciones del país se moderen un poco y nos permitan viajar”, finalizó Genet.