•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos triples de LeBron James en posesiones consecutivas con solo minuto y 40 segundos por disputar, proporcionaron ventaja de 107-96 a los Cavaliers, clarificaron un final que los Celtics estaban impulsando hacia lo borrascoso, y empujaron la final del Este a un duelo decisivo el domingo en Boston.

Ganaron los Cavaliers 109-99 y el “Monstruo” James está con vida después de marcar 46 puntos, 11 rebotes y 9 asistencias, en otra prueba fehaciente de su inmensidad como el mejor jugador del planeta.

Los Cavaliers entraron al último período con ventaja de 10 puntos, 83-73, y nunca perdieron el control, pese a no contar con el rebotero Kevin Love en los últimos tres cuartos por lesionarse en el minuto 5 del primer período, y ciertos acercamientos de los Celtics. Victoria fulgurante en un momento de imperiosa necesidad. Uno se pregunta: ¿Serán capaces los Cavaliers de ganar en Boston, esa cancha prohibida para visitantes? No lo creo. Se ven extenuados.

Un cauteloso arranque

Todo el que siente el rozar de la soga en su cuello, se pone nervioso. Así fue el inicio de juego de los Cavaliers en casa, necesitados urgente y desesperadamente de sujetar el ímpetu desbordante de los jóvenes leones con chaqueta de los Celtics, que saltaron a la cancha hostil, en busca del boleto del Este para la final de la NBA.

Terry Rozier abrió el marcador y niveló LeBron 2-2. La precisión flaqueó y la pizarra se fue estirando lentamente hasta una ventaja de los Celtics 14-13 con 3.44 minutos pendientes. Finalmente, Boston aseguró el primer período 25-20 con un alarde de 15 puntos de Jaylen Brown sin rebotes ni asistencias, por 8 puntos con 2 rebotes y 2 asistencias de LeBron. Cada equipo acertó 2 de 5 intentos de tres puntos.

James toma riendas

Los Cavaliers se soltaron en el segundo período con James imponiendo su versatilidad y poderío, consiguiendo una diferencia de 16 puntos (34-18) moviendo las cifras totales a su favor 54-43, obviando la pérdida de un pilar tan importante como lo es Kevin Love, consecuencia de choque de cabezas con solo 5 minutos de recorrido en el primer tiempo.

El equipo de Cleveland decidió ir a fondo con más determinación tomando riesgos, y con dos libres ejecutados por Jeff Green, se adelantaron por vez primera 35-33, no soltando las riendas hasta darle forma a esa diferencia de 11 puntos de tanta utilidad en la mitad del camino. El triple de Terry Rozier con solo dos segundos pendientes, recortó la tranquilidad de los Cavaliers.

Con 17 puntos en esta etapa, LeBron llegó a 25, agregando 6 rebotes y 5 asistencias. Green con 9, era el segundo mejor anotador por Cleveland, en tanto Brown limitado a solo una canasta, llegó a 17 puntos por Boston. 

En el tercer período, con los Cavaliers siempre sin Love, otro triple contra reloj de Terry Rozier, recortó a 10 la desventaja de los Celtics 73-83, revitalizando un poco la posibilidad de una arremetida arrebata juego. LeBron llegó a 32 puntos con 7 rebotes y 7 asistencias batallando con el desgaste. En el cierre de juego, los dos triples de LeBron, sellaron la urgente victoria equilibrando la final del Este 3-3. El domingo, la definición.