•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Keylor Navas se ha hecho un hueco en la historia del futbol centroamericano al ganar con el Real Madrid su tercera Liga de Campeones. “Es espectacular, estoy muy agradecido con Dios, son experiencias únicas, es un privilegio, la tercera Champions seguida”, declaró Navas a la televisión Antena 3 nada más terminado el partido.

“Cuando gané la primera no me imaginé que esto iba a pasar y hoy es una realidad, entonces no me queda más que disfrutarlo”, apuntó. El costarricense de 31 años logró el título este sábado firmando además un buen partido. Sus intervenciones mantuvieron a raya en la primera parte a un Liverpool que parecía un vendaval.

Una vez que Navas cumplió con su trabajo en la primera parte, el Real Madrid se despertó en la segunda para ganar al Liverpool por 3-1 y conquistar el decimotercer título de su historia, el tercero seguido y el cuarto en las últimas cinco ediciones. El Real Madrid parecía perdido en esa primera parte y se encomendó a Keylor, que mostraba seguridad ante el naufragio madridista antes del descanso.

Su primera intervención consistió en atrapar un disparo en el minuto 7 y después se ilustró con un contundente despeje de puños. Aunque su mejor acción se dio en el minuto 23, cuando detuvo un peligroso disparo de Trent Alexander Arnold. El lateral derecho con el número 66 a la espalda se encontraba en una inmejorable posición en el área y su disparo cruzado se encontró con un seguro Keylor, que en lugar de despejar, decidió atrapar el balón.

Se mostraba seguro el costarricense, en una final en la que debía disipar las dudas, tras una temporada en la que el Real Madrid quiso fichar al portero del Athlétic Bilbao, Kepa Arrizabalaga, y solo la defensa de Zinedine Zidane, que frenó la compra y respaldó a Navas, permitió al jugador tico mantenerse.

Es cierto que en la segunda parte Keylor no estuvo muy acertado en el gol del Liverpool en el minuto 55, que en ese momento significaba el empate, pero el Real Madrid ya era otro equipo y se impuso con un tanto de Karim Benzema (51) y un doblete de Gareth Bale (64, 83), el primer gol de bella factura, con una chilena tras centro de Marcelo.