•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se puede decir con firmeza que el inglés Khalid Yafai, monarca 115 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), es el campeón menos peligroso en comparación a los reyes de los otros organismos tal es el caso del tailandés Srisaket Sor Rungvisai, rey en el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), y el filipino Jerwin Ancajas, titular de la Federación Internacional de Boxeo (FIB). En la Organización Mundial de Boxeo (OMB) el cetro está vacante.

Román acumula casi 9 meses de inactividad tras su durísima derrota contra Srisaket Sor Rungvisai en septiembre pasado; sin embargo, ya es tiempo que defina realmente si postergará su regreso en definitiva o sí peleará con la motivación, enfoque y determinación de convertirse en campeón mundial otra vez y regresar a los primeros planos. 

Con 30 años, el tiempo no es un factor en favor de Román y eso seguramente lo tiene claro él y el entorno que maneja su carrera. Es claro que después de sufrir un nocaut tan feo como el de Sor Rungvisai, la mente queda golpeada, la seguridad fragmentada, y hasta se puede desconfiar de sí mismo, no obstante, hay que dar un salto a todo eso y empezar a transitar por el camino de la reconstrucción.

Los cuatro organismos de boxeo han sido cariñosos con Román, intentándolo enamorar para que dispute cuando él quiera uno de esos cinturones, pero uno de los bloques principales ha sido esa postura un poco difícil de entender sobre la fidelidad al CMB. Un tetracampeón, una leyenda, un miembro del Salón de la Fama a futuro como “Chocolatito”, no está para rendirle pleitesía ni fidelidad a nadie, al contrario, es a él, a quien deben de darle los reconocimientos, es a él a quien deben de buscarle, insistirle, y efectivamente, así ha sido. 

El fin de semana, Yafai, retuvo con éxito su título de la AMB. Noqueó al mexicano David Carmona en 7 asaltos, pero es un monarca adecuado para que Román se convierta en campeón este año si él se lo propone. El punto es ese, sí él realmente en este momento se siente con la suficiente emoción como la primera vez para escalar el Everest.

Román mencionó que regresaría al ring en julio, posiblemente en Nicaragua, pero ciertamente la crisis social que vive el país no permite montar un evento de tal magnitud con su presencia. Desde México, Salvador Rodríguez de ESPN, en una entrevista con Carlos Blandón, apoderado del tetracampeón, informó de la posibilidad de que González vuelva en septiembre ya sea en Superfly 3 o en el evento de Saúl “El Canelo” Álvarez el 15 de septiembre. 

Si Román regresa en septiembre seguramente no será por campeonato mundial, pero eso no importa a lo inmediato, lo valioso ahorita es que pelee ya, lo más pronto posible, y así se pueda dar una valoración completa sobre su estado físico y mental boxísticamente hablando. Tengan la plena seguridad que el candidato principal para ser rival del “Chocolatito” sigue siendo Pedro Guevara. 

Hay pláticas

Si vence a Guevara lo conveniente es buscar a Yafai a finales de este año, coronarse contra él, y después ir por el título del CMB en el 2018, ya sea contra Srisaket Sor Rungvisai o ante Juan Francisco “El Gallo” Estrada, tentativamente programados para pelear en septiembre en la revancha. Román necesita un proceso de recuperación tranquilo, sin meterse a la jaula de los leones precipitadamente, y esas fieras en este momento son precisamente Rungvisai, Estrada y el mismo Ancajas. Yafai no entra en esa lista de valoración. 

Destronar a Yafai significaría para Román una inyección de confianza profunda. Verse y sentirse como campeón cambiaría drásticamente el sentimiento de inseguridad que pueda tener en este momento, el cual es normal porque es un ser humano emocional, al margen de su profesión de boxeador. El camino correcto para el regreso de la leyenda está bien trazado, ojalá y sea ese el que finalmente tome. Al menos él nunca se ha negado a pelear contra el inglés, al contrario, agradeció el trato de la AMB de ubicarlo como retador mandatorio a esa corona.

Tras el triunfo de Yafai contra Carmona en Fresno, California, su promotor Eddie Hearn, dijo que ya está platicando con el equipo del nicaragüense para una posible pelea este año. “Yafai está listo para un desafío de unificación de títulos, pero también nos gusta mucho la pelea contra el Chocolatito y ya hemos abierto conversaciones con su equipo”, señaló Hearn.