•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Me sorprendió ver a Wilmer Hernández en la esquina de Marvin Solano, quien noqueó a Jordan Escobar, el sábado, adjudicándose el título latino 115 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). No sabía que “El Tigre” se había hecho cargo del muchacho Solano, de quien siempre he tenido un buen concepto, me parece un peleador interesante, con virtudes técnicas llamativas, pero con la mala suerte de carecer de pegada.

Al margen del triunfo de Solano sobre Jordan Escobar, un chavalo bravo, fajador, que siempre suele brindar combates atractivos, lo importante fue ver mejorías tangibles en Marvin con Wilmer al mando. Lo primero fueron sus condiciones físicas, y no es para menos, sabemos que Wilmer es un entrenador experto en explotar cada músculo de sus peleadores.

 No hay ni un boxeador preparado por Hernández que perezca por fondo físico, sino miren las monumentales presentaciones de Román “Chocolatito” González contra Brian Viloria, Carlos Cuadras y Srisaket Sor Rungvisai, cuando Wilmer estuvo en el equipo de trabajo. O sino vean lo que hizo Cristofer González en Japón, donde noqueó a Daigo Higa, convirtiéndose en el campeón número 13 en la historia de Nicaragua. El trabajo del “Tigre” allí está. 

Pero bien, regresemos con al tema de Solano, se le vio con mucha movilidad y una facilidad técnica para estar desplazándose contantemente, utilizando muchos jabs y combinaciones al cuerpo y rostro de Escobar. El único punto a señalarle a Marvin es que hubo un momento que guiado por la emoción de cruzar disparos, se metió a pelear en corto con un boxeador más pequeño, de menor alcance, y al que le convenía precisamente ese terreno.

En el quinto round, Solano rectificó y peleó a media distancia aprovechando sus brazos largos, frenando prácticamente a un voluntarioso Escobar, que tuvo su mejor momento en el segundo round cuando le estrelló una derecha potente en el rostro de Marvin, poniéndolo en malas condiciones. Lo demás fue un monólogo de Solano, Wilmer seguramente buscará la manera de como fortalecer un poco más su pegada, si lo logra puede convertirlo en un boxeador más peligroso.