•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿En que laboratorio construyeron a LeBron James, o es un hombre con tres pulmones no un robot? Sin un minuto de reposo, James volvió a multiplicarse por encima del agotamiento para que los Cavaliers, resistiendo la agresividad agobiante del agigantado novato Jayson Tatum, derrotaran 87-79 a los Celtics en el duelo crucial de vencer o morir, y avanzaran a su cuarta final consecutiva, desde que el “Dinosaurio” regresó a Cleveland. Fue un duelo extremadamente cauteloso de cerrada defensa, sobre todo, por parte de los Cavaliers, y de errático cañoneo por los dos lados. La primera mitad terminó 43-39 a favor de Boston, pero los Cavaliers, ganando los tres últimos períodos 21-17, 20-13 y 28-23, saltaron al frente y no soltaron el botín. La ausencia de Kevin Love, obligó a LeBron a morder en los dos tableros registrando 15 rebotes mientras marcaba 35 puntos, quedando en 9 asistencias al ver malograrse constantemente sus entregas. Una vez más, James se apunta juego salvado para los Cavaliers. Tatum marcó 24 con 7 reb
otes.

Acelerón de Horford

En contraste con Al Horford quien fue a fondo acertando dos disparos consecutivos y ejecutando dos libres cerrando el primer tiempo, el ‘as’ de los Cavaliers LeBron James falló sus últimos tres disparos incluyendo uno desde afuera, y los Celtics volteando un 17-18 adverso, se impusieron 26-18 con una racha de 9 puntos, desequilibrando la batalla, y saltando sobre el esfuerzo de 12 puntos realizado por James, a ratos en la soledad extrañando a Kevin Love, el gran ausente en un equipo de limitada banca. Los Celtics con un agitado Jayson Tatum suelto se adelantaron 11-4, pero LeBron encabezó un resurgimiento y forzó un empate 13-13, antes que los Cavaliers aventajaran 18-17 por un instante, mientras Horford se hacía cargo de un enderezamiento golpeando fuerte. Los Cavaliers solo lograron un triple en 9 intentos mientras los Celtics cuidadosos, no perdían balón.

Escasez de triples

El inicio errático de los Cavaliers en el segundo período, permitió a los Celtics estirar su ventaja rápidamente a 35-23, diferencia de 12 puntos, estimable para sujetar las riendas en casa. Jaylen Brown cerró con un triple, recortando a cuatro puntos la superioridad de Cleveland en esa etapa 21-17, manteniendo adelante a Boston 43-39, con solo una pérdida de balón. La escasez de triples en la mitad del trayecto quedó graficada con los 2 de 17 por Cleveland y 4 de 19 por Boston. Más que la efectividad de las defensas, la mira desviada de los tiradores, limitó la producción. LeBron con 17 puntos y 10 rebotes, sin descansar un minuto, era el mejor de los Cavaliers, en tanto Horford con 14, respaldado por Tatum, ese formidable novato con 11, destacaban por los Celtics. Frente a las necesidades de Cleveland, uno se preguntaba si James sería capaz de estar entre las brasas los 48 minutos.

Se traban los dos

Haciendo valer la firmeza de su defensa, los Cavaliers sujetaron el impulso de los Celtics en el inicio del tercer período muy trabado, hasta lograr forzar con doble de Jeff Green y un libre, el empate 47-47, quebrado por doble de Tatum. El segundo triple de James y otro de Green, adelantaron a los Cavaliers por segunda vez 55-51. Un robo de Smart a James produjo dos puntos y acercamiento 53-56 de los Celtics. Baynes logró otro empate 56-56 y un triple de LeBron cerrando, su tercero, permitió a los Cavaliers imponerse 20-13 en este período y llegar al cierre con pequeña ventaja de 59-56, buscando como terminar con la invencibilidad de los Celtics en casa. James con 23 puntos y 12 rebotes, estaba dominando el escenario mientras resoplaba. Tatum y Horford adelantaron a los Celtics 61-59 iniciando el último cuarto, pero entre la inseguridad, los Cavaliers consiguieron hacer reversibles las cifras 69-64 y 71-67, logrando imponerse 87-79 con la intensidad de LeBron por encima de su natural agotamiento.