•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El viernes en Ota City General Gymnasium de Tokio, el inglés Jamie McDonnell, quien marchaba con la bandera de invicto durante esta última década, fue noqueado técnicamente en forma implacable en el mismísimo primer round a solo 112 segundos por el japonés Naoya Inoue y fracasó en la sexta defensa del título gallo regular de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Después de la pelea en su camerino, el destronado Jamie McDonnell, quien se asusta de lo duro que pega Naoya Inoue, sostuvo una conferencia de prensa limitándose en solo cinco minutos y dijo: “Naoya Inoue fue realmente potentísimo. No pude menos de admirarme de Naoya Inoue, quien es un real gran campeón mundial de maravilla dotado de fuerte pagada, así se me ocurre”.

Adiós a las 118

“Pienso que Naoya Inoue es el púgil más potente de peso gallo en este globo terráqueo. Su gancho izquierdo fue impresionantemente duro. Esta es mi última pelea en el peso gallo y voy a subir a la categoría supergallo. Antes de esta pelea con Naoya Inoue, yo pensaba en subir al peso supergallo, pero me llegó este gran chance para combatir en Japón con Naoya Inoue, por eso, una vez decidió seguir en el peso gallo. Mi deseo era participar en World Boxing Super Series después de vencer a Naoya Inoue en Japón. Es posible que Naoya Inoue va a ser triunfante en el torneo de World Boxing Super Series, dado que me ha derrotado”.

McDonnell, quien fue noqueado sin hacer nada ante descarga cerrada en oleada por parte de Naoya Inoue, sostiene que fue una noche en la que no tenía posibilidad de triunfar.

El promotor inglés Eddie Hearn estuvo al lado del destronado Jamie McDonnell y explica que Jamie McDonnell sufrió durísimo sacrificio para bajar el peso hasta el límite que casi nadie (99%) de otros boxeadores podían aguantar. Hearn confesó que McDonnell logró cumplir su trabajo de bajar el peso con base en su inquebrantable sentimiento de responsabilidad abrigando respeto a Naoya Inoue y al público boxístico japonés y al boxeo.