•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Román “Chocolatito” González fue suspendido indefinidamente por la Comisión Atlética de California, lo que significa que en este momento no puede pelear en ninguna parte de Estados Unidos. El asunto no es más que un acto protocolario como medida de precaución y protección a la salud del tetracampeón.

El tema aunque suena fuerte, no es grave. Tampoco significa que Román no podrá pelear próximamente en Estados Unidos. Este tipo de decisiones por parte de las Comisiones es normal cuando un peleador sufre una derrota tan dura como la del tetracampeón contra Srisaket Sor Rungvisai. Después del pleito el 9 de septiembre del 2017, González fue llevado a un hospital local en Los Ángeles, donde lo revisaron y determinaron que se encontraba en excelentes condiciones.

Sin embargo, parece que Román no tuvo el tiempo para que la Comisión hiciera una valoración sobre su estado físico y es ahí donde nace la famosa suspensión que no es más que un período de tiempo para que los peleadores descansen y se recuperen. Cuando le programen combate a González en Estados Unidos, él simplemente deberá someterse a unas pruebas neurológicas en ese país, las cuales seguramente pasará y será reactivado sin problemas. El proceso nada más será protocolario. 

El caso Pérez 

Uno de los casos más recordados de un nica, suspendido por la Comisión Atlético de California es el del excampeón mundial Luis Pérez. Sucedió en el 2003, tras su durísima derrota contra el ghanés Joseph Agbeko por nocaut en siete asaltos. Lo de Pérez fue más grave si, porque llegó a Estados Unidos con sobrepeso, hizo un esfuerzo inhumano para marcar 118 libras, y después de la derrota evidenció problemas de coordinación y equilibrio. Pérez realmente estaba muy mal.

En el caso de Román es todo lo contrario, Román fue noqueado por Sor Rungvisai pero no quedó inconsciente en el ring. Se levantó y se fue al camerino caminando con asistencia pero consciente. Posteriormente una ambulancia le trasladó al hospital, fue chequeado, le hicieron exámenes, todo salió bien y en la madrugada del 10 de septiembre en una fotografía se le vio sonriente con el excampeón mundial Jessie Vargas.

Por otra parte, Román ha estado trabajando sin problemas en el gimnasio Roger Deshón. Iba a pelear el 5 de mayo en Los Ángeles, pero al final declinó por distintos factores, la ausencia de la visa de trabajo, el no conocer su rival con tiempo, etc. Así que no hay nada de qué alarmarse, Román peleará en Estados Unidos próximamente, posiblemente en septiembre, pero antes se someterá a esos exámenes neurológicos de rutina en Estados Unidos. Aprobados, la Comisión levantará la suspensión.