•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la última década, los Caciques del Diriangén no han estado tan cerca de acariciar un título como en el actual torneo de Clausura de la Liga Primera, tras imponerse 2-1 en el partido de ida de la final ante el Real Estelí, rival contra el que cayó en las finales del Apertura 2008 (2-0 marcador global), Clausura 2012 (6-1), Clausura 2014 (2-1) y Clausura 2015 (2-1).

La diferencia entre aquellas finales y la actual, es que los diriambinos golpearon primero y lo hicieron exhibiendo un futbol dinámico, creativo y con profundidad ofensiva. La única vez que los Caciques salieron ilesos en el juego de ida de una final contra el Real Estelí fue en la del Apertura 2008-09, cuando empataron 0-0, pero cayeron 2-0 en el encuentro de vuelta.

Incluso en las finales contra Walter Ferretti (Apertura 2010-11) y UNAN-Managua (Apertura 2015-16), el Diriangén sucumbió por idénticos marcadores de 1-0 en los juegos de ida y le fue imposible alzarse con el título. Por ello, hoy más que en otras ocasiones, los Caciques confían en hacer rentable su triunfo del pasado sábado ante los norteños, para cortar la sequía de casi doce años sin levantar un trofeo. 

En el Clásico Nacional 105 previsto que se celebre el próximo sábado en el Estadio Independencia a partir de las 4:00 p.m. (balance favorable para el “Tren del Norte con 47 victorias, 36 empates y 21 triunfos diriambinos), el equipo que dirige el estratega Mauricio Cruz, espera prolongar su momento de inspiración y evitar errores que puedan costarle el título y la clasificación a la Liga de la Confederación de Norte, Centroamérica y el Caribe de Futbol (Concacaf).

“Revertir pronóstico”

“Estoy claro que las estadísticas tienen cierto peso, pero no tienen la última palabra, están para romperse. De lo que estoy seguro es de que tenemos un gran equipo, muy competitivo, enfocado en ganar, convencido de que levantará el título. Cuando estaba con un jugador menos pensé que perderíamos, pero los muchachos demostraron que tiene capacidad de revertir pronósticos”, manifestó Cruz, quien afrontó un gran tramo del encuentro de ida ante el “Tren del Norte” con un jugador menos, por la expulsión de Josué Meneses.

Asimismo, el estratega diriambino consideró que los tiempos en que al Real Estelí se le jugaba con discreción “se acabaron”, por lo menos para el Diriangén, que en el actual Clausura ha conseguido par de triunfos y un empate contra los norteños. “Hace mucho tiempo al Estelí le jugábamos con discreción, pero eso se terminó, hemos demostrado que podemos hacerle frente porque tenemos mucho talento y es así como conseguimos el resultado positivo en el juego anterior”, refirió Cruz. 

“Seremos cuidadosos en zona defensiva, estamos claros que no tenemos margen de error, pero no pensamos quedarnos relegados defendiendo. El juego de nosotros es de mucha velocidad y hemos hecho sufrir al Real Estelí, porque ellos están acostumbrados a ser los dominadores del balón y los que lleven la iniciativa”, remarcó el timonel del Diriangén, quien no obstante, tendrá que realizar algunas variables significativas en defensa, al no poder contar con Josué Meneses y Erick Téllez, su mejor pareja de centrales.

“Nosotros hemos tenido problemas con la defensa a lo largo del torneo, hemos perdido jugadores por expulsión, pero hemos sabido solucionar esos problemas. Es en estas circunstancias que demostramos nuestro músculo táctico, haremos los ajustes necesarios para hacer un gran partido. La clave será consolidar la contención y no ser permisivos en la zaga”, insistió el director técnico diriambino.

“Todos los jugadores han respondido, los que han sido titulares habituales y los que han entrado de cambio. Si con diez jugadores ganamos, con once vamos a dar guerra. Buscaremos en el juego de vuelta como liquidar el resultado. Intentaremos pegar dos veces”, aseveró Mauricio Cruz, quien deposita un importante grado de su confianza en la actuación de Yeison Esquivel, Abner Acuña, Carlos Torres y Andrés Mendoza, principales pilares de su plantilla.