•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con el poderío de su recta, la efectividad de su cambio y la eficacia de su curva, el prospecto nicaragüense Jonathan Loáisiga ha sabido sortear a los bateadores rivales con tal éxito que permanece invicto luego de ocho aperturas en la presente campaña de Ligas Menores, exhibiendo un llamativo récord de 5-0 y un atractivo promedio de carreras limpias permitidas de 2.37. Hoy, en la que será su quinta salida como abridor de los Truenos de Trenton en la categoría Doble A, buscará defender su invicto ante las Ardillas Voladoras de Richmond, equipo afiliado a la organización de los Gigantes de San Francisco.

El derecho nicaragüense, miembro del roster de 40 de los Yanquis de Nueva York, está en medio de un año de números excelentes y con proyecciones a conquistar logros de mayúscula trascendencia para su carrera profesional. Luego de una destacada presentación en el Spring Training con el equipo grande de los neoyorquinos y de cuatro aperturas brillantes en Clase A Fuerte, fue ascendido a Doble A en los primeros días del mes de mayo y no ha desentonado, pues en cuatro salidas tiene un balance de dos victorias sin derrotas y una efectividad de 3.50, con el agregado de 20 ponches en 18 episodios lanzados.

Mostrándose como un pícher inteligente, capaz y en plena madurez, Loáisiga parece estar destinado a la grandeza. Sus números son prueba irrefutable de su determinación y compromiso, aspectos que le han facilitado el camino hacia la cima del beisbol. Lo mejor es que ha logrado ser consistente, esto le ha valido para ganarse la confianza de su organización y establecerse como un lanzador que ofrece garantías cada vez que sube al montículo. Es por eso que hoy, cuando enfrente al equipo de Richmond, se espera verlo nuevamente dominante, construyendo con sus variados recursos una actuación digna.

Advertencia, no es perfecto

Lo escrito en los párrafos anteriores no significa que Jonathan Loáisiga sea el pícher perfecto que siempre sale con los brazos alzados o que es inmune al poder ofensivo de sus adversarios. No es así. El derecho capitalino también atraviesa sus momentos de vulnerabilidad y en ocasiones es descifrado, como le pasó en su última apertura, en la que permitió seis imparables, entre ellos dos jonrones, y le anotaron cuatro carreras. Esto no puso en duda su calidad como pistolero, sino que recordó a todos que el muchacho también puede ser sorprendido.

Sin embargo, lo que ha demostrado a lo largo de este 2018, agigantándose en Clase A Fuerte con un récord de 3-0 y una efectividad de 1.35 en cuatro aperturas, y fajándose luego en Doble A ante bateadores de mayor nivel, hace que la confianza en él permanezca intacta. En el duelo de esta tarde, deberá manejar sus recursos con inteligencia, pues el Richmond, cuya foja es de 28-25 y que batea para .242, se presenta como un rival que puede tornarse complicado. No obstante, Loáisiga, quien en 38 entradas de labor ha ponchado a 46 rivales, llega a este partido con grandes posibilidades de sumar su sexto triunfo y confirmar una vez más su gran momento. Eso sí, le será clave contar con el respaldo ofensivo de los Truenos, equipo que batea para .233.