•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la famosa y siempre recordada película de Quentin Tarantino, “Pulp Fiction”, titulada “Tiempos violentos” en español, cargada de humor negro, en uno de tantos momentos estremecedores, Samuel Jackson con una jeringa en mano va a inyectarle adrenalina directamente al corazón de Uma Thurman tratando de revivirla. John Travolta le pregunta con ingenua frialdad: ¿qué es lo que puede pasar?, y Jackson le responde con simpleza escalofriante: es lo que yo quisiera saber. Uma reacciona y vuelve a la vida. Reactivo este episodio, al leer la entrevista de Carlos Salinas a José Adán Aguerri, el presidente del Cosep, publicada en el diario El País de España y reproducida aquí en casa.

“Si hubiéramos sabido que el resultado de todo este proceso iba a ser lo que sucedió a partir del día 18 de abril, no se habría seguido en ningún momento esa ruta de trabajo”, refiriéndose a la relación empresarial entre el sector privado y el Gobierno. Nadie lo sabía José Adán, ni siquiera lo imaginaba. Una inyección de adrenalina directamente al corazón de una sociedad silenciosa y resignadamente molesta, aplicada por el atrevimiento patriótico estudiantil.

¿Quién manda ? La vida está llena de misterios, y en política se fabrican con una frecuencia tan vertiginosa, que hay momentos como este que estamos viviendo, que nos desbordan, intentando encontrar explicaciones y caminos hacia el futuro sin saber qué hacer con un presente tan borroso y trágico. De pronto nos sentimos en el vacío. Un país en el que nadie manda, con un gobernante oculto, temeroso de dar la cara a la multiplicidad de dificultades, pese a estar quizás consciente que todo caos tiene un límite. Si nos guiamos un poco por las encuestas, actualmente Daniel se siente el presidente de un 20 por ciento de seguidores, permaneciendo indiferente al resto del país cada vez más grueso y dolido. “Nos equivocamos con Daniel. Necesitamos una salida adelantada”, dice José Adán, uno más porque nos equivocamos todos, incluyendo los que varias veces votamos por él, pensando que su capacidad de reflexión y la búsqueda de una cita con la historia que lo estimularía a democratizar Nicaragua.

¿Cómo bajarlo ? Cuando Daniel estaba por regresar oficialmente al poder después de desgobernar desde abajo, un alto dirigente, ya fallecido, razón por la cual omito su nombre, me dijo después de intervenir en “La Tertulia”, un programa dominical que yo manejaba en el Canal 2, “Vamos a ganar las elecciones. Lo arrecho será ¿cómo bajarlo?” Lo dijo con tanta solemnidad que no lo tomé a broma.

A diferencia de José Adán y la gente del Cosep, que dicen no saberlo concentrados en la llamada macroeconomía, respondiendo a sus intereses, este dirigente político estaba seguro, y se resignó… Inmersos en el reino de la inseguridad, temerosos en algunos casos hasta de nuestras propias sombras, pero despertados por la inyección de adrenalina aplicada por la valiente juventud universitaria, nos encontramos una vez más frente al ¿qué puede pasar? Es lo que todos quisiéramos saber, diría Samuel Jackson en Tiempos Violentos.