•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El director técnico brasileño Flavio Da Silva, del Club Deportivo Walter Ferretti, solicitó a la directiva del conjunto rojinegro la rescisión de su contrato, debido que no ha recibido su salario desde hace dos meses, al igual que varios jugadores, que por su parte, decidieron dejar de entrenar hasta recibir sus pagos, según informó el estratega.

De acuerdo a Da Silva, cuyo contrato expira en junio del 2019, su decisión responde, además del incumplimiento de su salario, a la inseguridad que se ha desatado en Nicaragua desde mediados de abril. “No puedo seguir trabajando de gratis, ya son dos meses sin recibir pago y tengo muchas necesidades”, manifestó el timonel.

“La situación que atraviesa el país es compleja y no tengo garantías, no sé si la liga nicaragüense se seguirá desarrollando. A estas alturas tengo más dudas que certezas. Pedí a la directiva (del Ferretti) la rescisión de mi contrato y estoy esperando respuesta, tendré que retornar a mi país”, remarcó Da Silva.

Cabe recordar que el CD Walter Ferretti, monarca del pasado torneo de Apertura y Campeón Nacional de la temporada 2017-18, clasificó a la segunda edición de la Liga de la Confederación de Norte, Centroamérica y el Caribe de Futbol (Concacaf), junto a los Caciques del Diriangén, evento en el que ambos debutarían el próximo 1 de agosto ante el Club Franciscain de Martinica y el Club Deportivo Universitario de Panamá, respectivamente.

Jugadores se apartan

Ante la casi inminente marcha del técnico carioca, sale a flote una interrogante: ¿participará el conjunto rojinegro en la venidera Liga Concacaf? Considerando que el equipo capitalino se encuentra en una profunda crisis económica que arrastra desde inicio de temporada, es improbable que pueda retener a los jugadores locales, pero sobre todo a los foráneos.

Tal es el caso del atacante brasileño Robinson Luiz, quien una vez finalizado el torneo de Clausura regresó a su país, y pese a que se comprometió a volver a Nicaragua el pasado 4 de junio, no lo hizo y tampoco ha notificado al club si lo hará. “Robinson se fue y quedó de llegar esta semana, pero no hemos tenido información de por qué no regresó, tampoco creo que tenga intensiones de hacerlo”, dijo Da Silva.

Otro atacante, el colombiano Yosimar Amador, espera que el club rojinegro le cancele un mes de salario y su liquidación, tras haber finalizado su vínculo laboral con el Ferretti a mediados de mayo. “Yo estoy de brazos cruzados, mi contrato con Ferretti se venció y aún no me cancelan, no puedo regresar a mi país, estoy preocupado por la situación que vive el país”, admitió el jugador cafetero.

Su coterráneo, el central Eder Munive, quien se encuentra en Nicaragua a la espera de que el club le pague su salario de los últimos dos meses, estaría valorando marcharse a Colombia y poner fin a su relación con Ferretti. Munive y su esposa están esperando un bebé, siendo este el motivo de mayor relevancia por el que regresarían a su país de origen.

La crisis en el equipo de la Policía se veía venir desde antes de que iniciara el pasado torneo de Clausura, cuando la directiva decidió no renovar al mediocampista uruguayo Bernardo Laureiro, quien finalizó como máximo goleador del club durante el torneo de Apertura de la Liga Primera y era considerado el principal referente de esa institución.