•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hay momentos en que uno es inevitablemente egoísta. Ese apego con los suyos, incluidos héroes deportivos como Dennis Martínez, lo hace desear que otros no tengan éxito aun multiplicando esfuerzos. Me ha ocurrido con el derecho dominicano Bartolo Colón desde el año pasado cada vez que entraba a las brasas, tanto con Atlanta como con Minnesota. Cruzaba los dedos esperando que a sus supuestamente cansados 44 años, no saliera victorioso. Al iniciarse 2017, necesitaba 12 triunfos para alcanzar a Dennis en 245, máxima cifra de un tirador latino en la historia. Creí que su balance de 2-8 con una estrepitosamente decepcionante efectividad de 8.14 con Atlanta, lo condenaba al descarte. No fue así. Él continuó luchando pretendiendo extender su carrera hasta los 45 años, que acaba de cumplir en mayo y consiguió un abrazo de confianza de parte de Paul Molitor, mánager de los Gemelos, quien dijo: “Algo le he visto que puede ser de utilidad para el equipo en el resto del trayecto”. Y de entre los aparentes escombros, Colón 
ganó 5 y perdió 6 con Minnesota, mostrando su coraje, control y voluntad. Cerró la temporada con balance combinado de 7-14 y un total 240 triunfos, a 5 de Dennis.

Nivelado con Marichal

Derrotando 8-2 a los Atléticos de Oakland el miércoles con pitcheo de 6 hits en 5 entradas, 2 bases y un ponche desde el montículo de los Rangers de Texas, Colón ignoró un jonrón de Khris Davis, logró su tercera victoria por igual número de reveses. Con 243 triunfos, se ha colocado amenazante manteniendo en jaque a Dennis. ¿Estoy molesto? No, de ninguna manera. Esfuerzos extremos como el que realiza Colón, fajándose en la trinchera olvidando el balón, las pantuflas y la hamaca, obligan a la admiración. Denis trabajó hasta los 44 a lo largo de 23 temporadas, Colón lo está haciendo a los 45 en su campaña 21. El gran Marichal obtuvo sus 243 triunfos en solo 16 años, un verdadero alarde. Con tanto tiempo por delante, tanta voluntad y suficiente sabiduría en ese brazo derecho que ha perdido fuego, Colón es un hombre en la tarea, como Ulises, como Teseo. 

Poco probable que falle

Tiene que impresionar en tiempos como estos, en que el desgaste te acorrala, ver a un hombre ofreciendo tanto empeño. Su exigencia es sencilla: un triunfo más. Así se ha estado estirando en busca de las cifras de Marichal y Dennis, y ahora se encuentra con el tiempo a su favor, más de tres meses y medio. Solo el infortunio que no le deseamos, le impedirá superar a Dennis. Este año, en 13 apariciones ha realizado 11 aperturas con 71.1 entradas lanzadas, distante de las 143 del 2017, pero con posibilidad de estar cerca y quizás ir más allá. A los 45 años, todo pitcher corre el peligro de acabarse súbitamente, pero Bartolo confía que dispone de la cuerda y la firmeza necesaria para responder. Dos victorias, tan solo dos victorias, y estará abrazado con Dennis. Una más, le permitiría adueñarse de la marca para un latino. Ya no estamos cruzando los dedos esperando que no gane. Por ahora, viendo a Dennis en jaque, me siento resignado.