•  |
  •  |
  • AFP

El Barcelona prácticamente se hizo hoy con la Liga española tras golear 6-2 en el campo del Real Madrid, con sendos dobletes del francés Thierry Henry y el argentino Lionel Messi, en partido adelantado de la 34ª jornada del campeonato español. Los blancos se adelantaron en el marcador al cuarto de hora al rematar de cabeza el argentino Gonzalo Higuaín un buen pase desde la derecha de Sergio Ramos (14), pero apenas habían tenido tiempo de celebrarlo cuando el francés Thierry Henry equilibró el encuentro (18).

Dos minutos después, Carles Puyol remataba de cabeza en el punto de penalti un buen saque de falta de Xavi Hernández desde la izquierda (20) antes de que el joven Leo Messi, que había servido el balón del gol a Henry, se plantara solo ante Iker Casillas para hacer el 3-1 (35). En la segunda parte, el Real Madrid volvió a acercarse al cabecear a la red azulgrana Sergio Ramos en un saque de falta (56), pero apenas dos minutos después el Barça volvió a marcar de nuevo por medio de Henry (58) y Messi se encargó de hacer el 5-2 (75), mientras Gerard Piqué rubricó el festival (82).

La victoria deja a los azulgrana con siete puntos de ventaja sobre los blancos a falta de cuatro jornadas para el final de la Liga española, por lo podrían ser campeones la próxima semana si volvieran a ganar y el Real Madrid perdiera frente al Valencia.

Celebración en las calles de Cataluña
Miles de aficionados azulgranas se lanzaron a las calles de toda Cataluña y especialmente a las populares Ramblas de Barcelona hoy para festejar la victoria en el Clásico del Barça, que humilló al Real Madrid con una goleada 6-2 en la 34ª jornada de Liga.

Escenario tradicional de los festejos de títulos blaugranas, la Fuente de las Canaletas, en el comienzo de las Ramblas de Barcelona, fue inmediatamente asaltada por numerosos 'culés' que lanzaron al aire sus cánticos preferidos. Subidos a la farola de la fuente, como si fueran directores de orquesta, dos chicos y una chica, con las diferentes camisetas del FC Barcelona, cantaban: "¡oe, oe, oe campeones otra vez!", "¡no viste ni una, Casillas, no viste ni una!" o "¡Madrid, saluda al campeón!".

La algarabía se sentía por todas las calles de las inmediaciones de la Rambla y la plaza de Cataluña, con motos y coches haciendo sonar sus claxones, agitando banderas, como si hubieran ganado un título europeo. A los festejos se sumaban gustosos numerosos turistas, sobre todo jóvenes, e inmigrantes africanos.

Algunos de los primeros se unieron a los gritos de "¡Visca el Barça, visca Cataluña!", mientras los inmigrantes africanos, que por las noches se acercan a la céntrica plaza para vender bolsos y artesanías, coreaban los nombres de Samuel Eto'o, Seydou Keyta, Thierry Henry y Touré Yayá. Los dueños y encargados de los bares se frotaban las manos ante la larga festividad en sus terrazas que les esperaba en el primer día de calor de la capital catalana.

En Lérida, Tarragona y Girona también se registraron multitudinarios festejos apenas terminado el partido.
El Barcelona, líder con siete puntos más que el Real Madrid a falta de cuatro jornadas, podría proclamarse matemáticamente campeón la próxima fecha, si gana al Villarreal y su inmediato perseguidor pierde ante el Valencia. El martes, el equipo de Pep Guardiola jugará el partido de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones, en Londres, ante el Chelsea, con el que empató a cero el partido de ida.