•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El viejo sueño de ver a un nicaragüense siendo protagonista con los Yanquis de Nueva York en el mejor escenario imaginable del beisbol se hará realidad hoy, más de cuatro décadas después de la aparición del primer nica en Las Mayores y en medio de la crisis sociopolítica que atraviesa el país.

En Nicaragua el reloj marcará las 5:05 p.m. cuando a más de seis mil kilómetros de distancia, en el Yankee Stadium, el prospecto lanzador de perfil derecho Jonathan Loáisiga realice el primer lanzamiento de su primera apertura en Grandes Ligas, convirtiéndose en el décimo sexto nicaragüense que debuta en la Gran Carpa y en apenas el primero que lo hace vistiendo el fino traje a rayas característico de los Yanquis, la franquicia con más Series Mundiales ganadas en la historia de la MLB.

Loáisiga, tirador de 23 años de edad y cuyo inicio en el beisbol fue como jardinero, tendrá como primer rival de su carrera como ligamayorista a los Rays de Tampa Bay, un equipo que llega al duelo de hoy con más victorias que derrotas.

Ante un adversario que no representa un peligro mayúsculo para su equipo, uno de los más ganadores de la actual temporada, el nica tendrá la misión de exhibir ese potencial que lo ha llevado a la cima. Para esto será clave que se imponga primero a la presión natural que produce el hecho de debutar en el nivel más exigente del beisbol. Si lo consigue, estará dando un paso gigantesco en sus pretensiones de impactar desde al arranque.

Llega con credenciales

De la calidad y sobrados recursos de Loáisiga, no hay dudas. Bien lo dijo Tim Norton, coach de picheo de los Yanquis en Doble A, al muchacho “hay poco que mejorarle, pues tiene un brazo suelto, una refinada mecánica de picheo y sus envíos son dominantes”.

Las palabras de Norton no son más que el resultado del gran trabajo que Loáisiga ha hecho este año en Ligas Menores, donde combinando sus actuaciones en Clase A Fuerte y Doble A se obtiene que el novato debe ser observado con atención, pues en 10 aperturas registró un balance de seis victorias con un revés y forjó una efectividad de 3.00, a la vez que sorprendía en extremo con su control, pues en 45 entradas completas solo otorgó cuatro bases por bolas y ponchó a 58 bateadores.

Considerado el prospecto de mejor control en la organización de los Yanquis, Loáisiga pondrá a prueba la tarde de hoy su habilidad para poner strikes, precisamente una de las características que ha propiciado su ascenso a Las Mayores. “Nos gusta cómo ataca la zona de strikes y creemos que no le asustarán las luces de Nueva York”, dijo Aaron Boone, mánager de los Yanquis, resaltando en cierto modo lo que esperan ver del nica en su debut. Lo cierto es que Jonathan llega al mejor beisbol del mundo con muy buenas credenciales y en medio de grandes expectativas, pero sobre todo, con la seguridad de poseer las herramientas y el carácter requeridos para responder a las exigencias.

Lucir dominante, la prioridad

Nada sería mejor para Loáisiga que debutar con una victoria, aunque debe estar claro que su prioridad es realizar una presentación destacada. Si bien es cierto el triunfo haría más brillante la historia, lo principal en materia de análisis será su desempeño. En vano será ganar si no se muestra dominante, en cambio, si logra  imponer su ley, aunque pierda será bien visto.

Obviamente lo ideal sería dominar y ganar y de esto hay muchas posibilidades, pues si Jonathan consigue llevar al máximo sus recursos, es decir, si ataca la zona de strikes con la agresividad con que suele hacerlo, si mantiene su recta a esa velocidad escalofriante que le caracteriza (entre 94-98 mph) y sus lanzamientos secundarios (curva, slider, cambio de velocidad) le funcionan, todo quedará en dependencia del respaldo ofensivo que le ofrezcan los Yanquis, cuya línea ofensiva, comandada por Aaron Judge, Giancarlo Stanton, Gleyber Torres y compañía, es una de las más poderosas de las Grandes Ligas. Ya veremos qué pasará hoy a partir de las 5:05 p.m.