•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de que se dijera en reiteradas ocasiones que Cristofer González realizaría la primera defensa de su corona mundial 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en Japón, sus manejadores negociaron finalmente dicho combate con Fran Warren para que el nica celebre dicho combate contra el medallista olímpico Paddy Barnes, el próximo 18 de agosto, en la arena Windsor Park en Belfast, Irlanda del Norte.

Con solamente 5 triunfos, uno por la vía del nocaut y sin derrotas, Barnes tendrá su primera gran oportunidad de convertirse en campeón mundial. Puede que el récord del norirlandés no asuste demasiado, sin embargo, su pasado en el boxeo amateur dice mucho de lo que es como peleador: ganador de medallas de bronce en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y Londres 2012.  Su mayor deficiencia es la falta de poder, eso no quiere decir que no tenga la capacidad de noquear.

El récord de Barnes puede ser hasta cierto punto engañoso. Curiosamente, el único nocaut que tiene el norirlandés es contra un nicaragüense, Eliecer Quezada, quien el año pasado perdió también ante Cristofer por decisión dividida en una pelea cerrada, la cual fue premiada como la mejor del año en nuestro país por la Comisión Nicaragüense de Boxeo Profesional (Conibop). A Paddy se le puede considerar un peleador híbrido, tiene una técnica muy depurada, pasa muchos golpes, le gusta el choque, pero si necesita boxear en reversa y contragolpear lo hace con maestría.

Prueba complicada

Un peleador con un pasado brillante en Juegos Olímpicos siempre debe ser analizado con lupa. Barnes representa una prueba sumamente complicada para Cristofer en apenas su primer defensa. El nica subirá al ring con la estafeta de favorito, no obstante, el que crea que no se le puede complicar el asunto más de lo previsto, estaría cometiendo un error garrafal. González necesita una estrategia precisa y una preparación igual o mejor que realizada antes de convertirse en campeón mundial contra el japonés Daigo Higa en Japón.

En el equipo de trabajo están valorando la posibilidad de hacer campamento de entrenamiento. Sería lo lógico y lo mejor tomando en cuenta que en Nicaragua se vive una crisis social, la cual no presta las condiciones necesarias para que un peleador pueda mantenerse reconcentrado al 100%. Por ahora, la primera opción de González es Colombia, sin embargo, no se descarta que pueda entrenar en Miami, donde reside otro de sus apoderados, don William Ramírez, de WRAM Boxing.

“Sé que González tiene la capacidad de golpear y también de boxear, es un buen peleador. Nuestros estilos se adaptarán perfectamente y los fanáticos podrán ver una verdadera guerra”, dijo Barnes. Quiero convertirme en campeón mundial en el inicio de mi carrera profesional y hacer historia”, agregó el medallista olímpico.