•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A sus 45 años, la cuerda que mueve el brazo derecho de Bartolo Colón, está lo necesariamente tensa y lo suficientemente aceitada para funcionar eficazmente, como volvió a hacerlo durante seis entradas frente a la alineación de los Reales de Kansas, para estructurar su cuarta victoria de la temporada desde la colina de los Rangers de Texas, y la número 244 en su carrera de 21 años, una más que las conseguidas por el mejor dominicano y mejor latino de la historia, Juan Marichal, y solo una menos que el nicaragüense Dennis Martínez, quien con Colón arañándole la espalda, indicándole que por favor se aparte, es obvio que tiene contados sus días como el pitcher latino más ganador en las mayores con 245. Un orgullo que lo ha hinchado largos años desde su retiro.

Consiguió apoyo

La persecución de Colón ha sido a través de la persistencia, con un corazón galvanizado, una confianza tan robusta como su físico, y sobre todo, la destreza necesaria para manejar, con la variedad de recursos que conserva y lo que queda de fortaleza, a los bateadores adversarios. En su apertura número 13 de la campaña y 15 aparición en la trinchera de los sobresaltos, el ataque de los Rangers le proporcionó a Colón una ventaja de 5-0 después de tomar tres turnos, y aunque el veterano derecho que pitchea con una muleta al lado y un linimento en su bolsillo, fue golpeado con dos carreras en el cierre del tercero, y cedió otra carrera en el cierre del cuarto comprometiendo la pizarra 5-3, logró enderezarse en los innings 5 y 6 para terminar imponiéndose con apoyo de tres relevistas.

La fe de molitor 

Colón tiene mucho que agradecer a Paul Molitor, el manager de los Gemelos de Minnesota, quien el año pasado, cuando el brazo del dominicano parecía haber llegado a su fecha de vencimiento, dijo “Hey, esperen, algo le veo, puede ser útil para el equipo” , y le proporcionó al tirador la posibilidad de agregar 5 triunfos y llegar a 240 antes de caer el telón. Si Molitor no ha confiado en él, la carrera de Colón pudo haberse cerrado en el 2017. Fue contratado bajo riesgo por los Rangers, y pese a que solo ha entregado dos aperturas de calidad en los últimos 30 días, contra Kansas City, logró superar a su ídolo Marichal y quitarle el sueño a Dennis. Sin haber llegado a media temporada, el perseverante Colón tiene el tiempo a su favor.