•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de anunciar las bajas de Franklin López, Elvis Pinell, Pablo Gállego y Gregorio Torres, el Real Estelí confirmó el retorno a esa institución de Alexis Somarriba y Jasson Ingram, formados en la juvenil y cedidos a préstamo la temporada pasada al Juventus FC. El primero de estos, con mayor trayectoria en la Primera División, tras militar en el Managua FC, antes de saltar al equipo de los “Pibes”, posee destacables cualidades y podría reclamar titularidad en el club esteliano.

Ingram, de 21 años, quien debutó en la máxima categoría del balompié pinolero la campaña pasada con el Juventus FC, participó en 15 encuentros y fue titular en 13, haciendo alarde de sus dotes defensivos y apunta a pelear un puesto estelar en el “Tren del Norte”, club que al recuperarlo a él y a Somarriba, expone su interés de comenzar una renovación generacional gradual, después de haber redondeado una temporada cargada de fracasos.

Somarriba, era junto a Nahúm Peralta y Carlos Chavarría, considerado entre los mejores talentos juveniles que poseía el Real Estelí cuando los tres compartían vestuario en el equipo inferior. Sin embargo, después de que “Chava” lograra el ascenso al primer equipo y posteriormente lo hiciera Peralta, siendo más consistente el primero de estos, el “Tren del Norte” decidió enviar a Somarriba cedido a préstamo al Managua FC, donde ganó los minutos que no tenía en Estelí.

Futuro prometedor

Entre el club de los “Leones Azules” y recientemente en el Juventus FC, en el que disputó 15 encuentros, 12 como titular y marcó dos goles en el torneo de Clausura, Somarriba explotó sus cualidades como delantero. Pese a su escasa contribución perforando redes, como lo demuestran sus 14 goles en Primera División desde el Apertura 2016, el atacante oriundo de Dolores, Carazo, evolucionó como un jugador creativo, fino en las proyecciones y con buena visión para repartir balones.

Tanto Somarriba como Ingram, han realizado procesos con las selecciones nacionales inferiores, lo cual sustenta las perspectivas que se tienen de ambos. Una vez que el “Tren del Norte” anunció las bajas de Pinell y el español Gallego, con los que en otras circunstancias habría peleado un puesto, Somarriba podría salir beneficiado con la transacción, proyectándose como un elemento talentoso, de gran futuro y de mucha utilidad en el proyecto norteño.

Más difícil será para Ingram ganarse un espacio titular, pero no es imposible que lo haga. El jovencito se desempeña como defensa por el lateral izquierdo, posición en la que Manuel “Meño” Rosas es un estelar, sin embargo, salta a la vista como un relevo adecuado del capitán norteño, quien a sus 35 años de edad, tendrá que ceder terreno a los nuevos talentos. Lo mejor que le puede pasar a Ingram es tener un maestro como Rosas.