•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los Caciques del Diriangén jugarán como locales en el Estadio Eladio Rosabal Cordero, en Heredia, Costa Rica, el partido de ida contra el Club Deportivo Universitario de Panamá, el 1 de agosto, correspondiente a la primera fase de la Liga de la Confederación de Norte, Centroamérica y el Caribe de Futbol (Concacaf), a partir de las 8 de la noche.

Esta medida responde a que Nicaragua no ofrece medidas de seguridad para que se celebren este tipo de eventos, por la crisis sociopolítica que atraviesa el país. 

También en territorio costarricense, en el Estadio Alejandro Morera Soto de Alajuela, el Club Deportivo Walter Ferretti enfrentará en condición de local al Club Franciscain de Martinica (8 de la noche), el 8 de agosto, después de haber disputado el partido de ida en aquel país caribeño siete días antes. Las sedes para los clubes que representarán a Nicaragua en el torneo internacional, fueron anunciadas este viernes por la Concacaf.

La directiva del conjunto diriambino, monarca del torneo de Clausura de la Liga Primera, tras vencer en la final al Real Estelí, había anticipado hace un par de semanas su intención de jugar en el Costa Rica su partido de Liga Concacaf y en particular en el Estadio del Club Sport Herediano, con el que sostiene una estrecha relación de colaboración, tanto en intercambio de experiencias deportivas e institucionales, como en aporte de jugadores.

Durante el Clausura, los Caciques contaron en sus filas con tres jugadores cedidos a préstamo por el Herediano: el delantero Andrés Mendoza, el volante creativo Yeison Esquivel y el zaguero central Josué Meneses, al que recuperó el conjunto costarricense una vez que el Diriangén se coronó, con la promesa de ofrecerle los minutos que no tuvo en el pasado. El aporte de los futbolistas ticos en el club blanquinegro, fue sustancial para su consagración después de doce años de sequía.

Ferretti despeja niebla

En el caso del Ferretti, campeón nacional de la temporada 2017-18, por haber sido monarca del torneo de Apertura y haber acumulado más puntos en la tabla general que el Diriangén, había más dudas que certezas sobre su participación en el torneo de Concacaf, después de que varios jugadores decidieran rescindir sus contratos por incumplimiento de pago por parte de la directiva rojinegra, tales son los casos del brasileño Robinson Luiz, el colombiano Eder Munive y la no renovación de su coterráneo Yosimar Amador.

La crisis económica que padece el conjunto capitalino, propiedad de la Policía Nacional, atentó con la renuncia del director técnico carioca Flavio Da Silva, quien hace un par de semanas manifestó a este medio de comunicación su inconformidad con el incumplimiento salarial hacia él y varios de sus jugadores, de por lo menos dos meses. “No puedo trabajar de gratis, tengo muchas responsabilidades y debo de tener ingresos económicos, creo que voy a rescindir mi contrato”, aseveró el estratega, quien quedará desvinculado del Ferretti en diciembre próximo.

A poco más de un mes de que inicie la segunda edición de la Liga Concacaf, el CD Walter Ferretti aún no ha anunciado sus refuerzos para afrontar dicho torneo. Tampoco lo ha hecho el Diriangén, que no obstante, dispone de un plantel plagado de jóvenes talentosos y conservará a la base que ganó el Clausura. La gran duda será si mantendrá a los ticos Mendoza y Esquivel, a quienes el técnico Mauricio Cruz desea en su plantilla. En ese sentido, el Club Sport Herediano marcará la continuidad de ambos jugadores en el balompié pinolero.

El propio presidente del equipo Cacique, Nicolás Bolaños, manifestó su deseo de retener a los foráneos, incluyendo al argentino Carlos “Chino” Torres. “Para nosotros son jugadores importantes, que han colaborado enormemente con la institución, son grandes profesionales y nos gustaría que siguieran con nosotros, pero no depende solamente de la directiva diriambina. Eso sí, haremos lo posible por darles continuidad”, refirió hace unas semanas el regente de la institución del Diriangén.