•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En San Juan, Puerto Rico, posterior al combate de Carlos “Chocorroncito” Buitrago contra Ángel “Tito” Acosta, el relator de la cadena Space, Juan Larena, comentó que Tom Loeffler, promotor de 360 Promotions, tiene dos fechas programadas para el regreso del tetracampeón mundial Román “Chocolatito” González, estas son el 9 de septiembre, encabezando Superfly 3, y la segunda podría ser una semana después, el 15, en el evento de Saúl “Canelo” Álvarez vs. Gennady Golovkin en Las Vegas, Estados Unidos.

En la lista de posibles candidatos para enfrentar al “Chocolatito”, hay uno de perfil regular y otro considerado “top”. El excampeón mundial mexicano Pedro Guevara sigue siendo un posible rival, si tomamos en cuenta que el nica necesita un tipo no tan complicado que le ayude a ganar confianza tras dos derrotas difíciles contra el tailandés Srisaket Sor Rungvisai en el 2017 y un año sin subir a los encordados. 

El segundo contrincante es un “top”. Se trata del inglés Khalid Yafai, campeón 115 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), y considerado por muchos como el monarca de menor peligro en la categoría. Sin embargo, un combate con Yafai estará en dependencia de una buena bolsa. Si Román toma la decisión de regresar ante un rival élite, estaría arriesgándose a acortar su carrera drásticamente si no logra lucir bien y sucumbe, es por eso que sus entrenadores quieren que haga dos combates de preparación y, posteriormente, busque un título.

Independientemente de los 9 meses de Román sin pelear, su nombre es de interés en el boxeo. Y lo es no solo para los promotores, también es un insumo de análisis para los especialistas, entre ellos el columnista de ESPN, Bernardo Pilatti. En esta entrevista, el uruguayo analizó lo que podría suceder en el futuro inmediato del “Chocolatito”, su posible combate con Yafai y en qué lugar lo colocará la historia cuando decida ‘colgar los guantes’.

¿Dónde está es lo mejor para Román “Chocolatito” González en este momento?

“Chocolatito” es buen nombre para el negocio del boxeo, tenemos que ser sinceros, él sigue siendo atracción. Todos lo quieren enfrentar y esto está bien, ojalá que eso se traduzca en una buena bolsa, que le paguen lo que corresponde. “Chocolatito” es una marca por haber sido el mejor libra por libra, ganador de cuatro coronas, fue monarca de la escuela nicaragüense, la cual es buena, pero comparada con Puerto Rico o México está por debajo, eso todavía le da más mérito. 

Desde lo deportivo, hoy simplemente es un buen contendiente. Ya nos demostró que las 115 libras es una montaña muy alta para él y nos enseñó que está en un nivel inferior a los grandes campeones. Él perdió ante un rival como Srisaket Sor Rungvisai, que puede ser bueno pero no es demasiado bueno. Sufrió ante Carlos Cuadras.  “Chocolatito” no es un 115 libras, no puedo imaginarme si enfrenta a un 118. Román ahora tiene un período para hacer buenas peleas, no exponerse demasiado, sin importar si gana o pierde. No hay que hacer más expectativas de eso. Su mejor momento ya pasó. 

¿Cómo ve una posible pelea contra el campeón inglés Khalid Yafai?

Yafai es un buen campeón, no pensé que fuese tan bueno. Dentro de las 115 libras me dejó mejores sensaciones que Jerwin Ancajas, el campeón 115 libras de la FIB. Yafai es un buen rival, es muy difícil que hoy el “Chocolatito” pueda ganarle, pero es que cualquier campeón es favorito en este momento ante el “Chocolatito”. Él viene de una etapa dura de la cual no ha salido, todavía no pelea.

¿Cuántas peleas más le quedan a Román?

Dependerá del tipo de rival que enfrente en su próxima pelea. Si enfrenta a un “top” y lo castigan debe pensar en el retiro. Si en esas peleas logra desarrollar un buen plan si se adapta a los nuevos tiempos, bien podría hacer cuatro peleas, todavía le queda un trecho interesante para ganar un buen dinero.

¿Dónde lo va a colocar la historia del boxeo cuando se retire?

Depende de cuánto estire su carrera. Hubo grandes boxeadores que dejaron de serlo porque arrastraron su carrera más allá de lo necesario; por ejemplo, el caso de Shane Mosley. El gran recuerdo de su carrera terminó compitiendo con la parte caricatura, el final triste. Si él se va a tiempo, la historia le recordará como un grande, en una categoría pequeña le dio luz, antes del “Chocolatito” a nadie le interesaban los pesos mínimos, él le dio cosas al boxeo que otros con más condiciones y respaldo no lo lograron.