•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ante un rival propicio, Jonathan Loáisiga realizó un alarde de sus recursos y mostrándose imponente desde la colina forjó un trabajo monticular de altura frente los Filis de Filadelfia.El derecho lanzador nicaragüense se agigantó a tal extremo que completó los primeros cinco episodios manteniendo sin imparables a sus rivales y cerró su actuación tras 5.1 entradas en las que solo admitió un hit, otorgó dos bases por bolas, ponchó a ocho adversarios, mejoró su efectividad de 3.12 a 1.93 y se convirtió en el principal artífice de la victoria de los Yanquis de Nueva York con pizarra de 4-2, sobre unos Filis que no pudieron ante los variados recursos del novel pistolero nica.Los Yanquis marcaron dos más en el séptimo y los Filis solo pudieron acercarse 4-2. Archivo\END

Loáisiga, quien tras su presentación de anoche es dueño de un récord de dos victorias sin derrotas, presentó sus credenciales de pícher dominante desde el propio primer episodio, cuando ponchó a César Hernández, dominó en elevado dentro del cuadro a Rhys Hoskins y puso fuera por la vía de los strikes a Odubel Herrera, el bateador de mayor incidencia en la artillería del equipo de Filadelfia.

Empeñado en dejar atrás la presentación ante los Marineros de Seattle, quienes le hicieron tres carreras limpias en 3.2 innings de labor en su anterior salida, Jonathan apareció en la segunda entrada y volvió a exhibir su potencial reduciendo a la inutilidad a Carlos Santana, Nick Williams y Scott Kingery, quienes no pudieron sacarle la pelota del cuadro interior. En este mismo inning, Jonathan tomó su primer turno al bate y se ponchó ante Vince Velásquez.

Dominio inquebrantable

Tan dominante como en los dos primeros capítulos, así se manifestó Loáisiga en el tercero. A Maikel Franco lo dominó en roletazo a la tercera base, ponchó a Jorge Alfaro y obligó a Velásquez a fallar en una rola al campo corto. Pero su brillante demostración no acabó ahí, sino que en la siguiente entrada, haciendo alarde de su capacidad para fusilar bateadores, ponchó en fila a César Hernández, Rhys Hoskins y Odubel Herrera, causando una impresión de grandes proporciones con su demostración.

En el cierre del quinto, tras haberse ponchado en su segundo turno, le dio base por bolas a Carlos Santana, pero evitó meterse en complicaciones sacando de circulación a Nick Williams, Scott Kingery y Maikel Franco. Así, el derecho de las Sierritas de Managua llegó a cinco innings sin permitir imparables, luciendo agigantado en la loma de los sustos.

Loáisiga, quien tras su presentación de anoche es dueño de un récord de dos victorias sin derrotas,Archivo\END

Territorio desconocido

Gracias a la ventaja de 2-0 propiciada por un doblete remolcador de Gleyber Torres en el segundo inning y un jonrón de Aaron Judge en el quinto, y dado el dominio que estaba mostrando el pinolero, los Yanquis decidieron dejarlo trabajar en el sexto, un territorio para el desconocido, al menos por esta temporada, pues durante estuvo en Ligas Menores este año no lanzó más de cinco entradas y desde su arribo a Grandes Ligas tampoco lo había hecho. Loáisiga titubeó por primera vez en el encuentro y tras recibir sencillo de Jorge Alfaro, darle pasaporte gratuito al emergente Aaron Alther y dominar en roletazo a César Hernández, fue sustituido por David Robertson, quien evitó que los dos corredores heredados por el nica anotaran.

Los Yanquis marcaron dos más en el séptimo y los Filis solo pudieron acercarse 4-2. El meteórico lanzador cubano Aroldis Chapman se encargó de cerrar el encuentro y garantizar el segundo triunfo de Jonathan Loáisiga, cuya próxima apertura será el próximo domingo ante los peligrosos Medias Rojas de Boston.