•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando la presente campaña de Ligas Menores se puso en marcha, el tirador granadino de particular wind up, Roniel Raudes, jugador de los Medias Rojas de Salem en Clase A Fuerte, señaló de forma categórica que su objetivo era terminar la temporada en Doble A; sin embargo, no podrá hacerlo pese a su determinación, pues una lesión en el codo de su brazo de lanzar lo ha dejado fuera por lo que resta del año, así lo confirmó el propio carabinero, actualmente inmerso en un proceso de recuperación que lo mantendrá sin hacer ningún tipo de lanzamientos por al menos seis semanas.

La última apertura de Raudes fue el 8 de junio y su faena fue de dos imparables sin carreras y dos ponches en cuatro episodios completos de labor. En esa presentación, el prospecto número 22 de la organización de Boston, sintió un dolor intenso en el codo y no pudo seguir tirando.

Rápidamente fue atendido y a los días unas placas determinaron que tenía el tendón del codo inflamado, por lo que el equipo decidió que se sometiera al tratamiento necesario y quedara fuera de acción hasta que esté recuperado a plenitud.

“Según los estudios médicos, tenía el tendón del codo irritado e inflamado, razón por la que los doctores decidieron ponerme una inyección para curar y desinflamar. Ahora debo pasar por un proceso de seis semanas de recuperación y ver si la reacción es positiva. Si no lograse recuperarme completamente, los médicos me dijeron que la última opción es operarme, hacerme la cirugía Tommy John, aunque me aseguraron que el trabajo que me hicieron tiene garantía de buenos resultados.

Yo estoy confiando en Dios que no habrá necesidad de llegar al punto de operarme y que con el tratamiento que me han hecho será suficiente”, manifestó Raudes, golpeado por no tener el chance de por ahora seguir trabajando en su ascenso en Ligas Menores. 

“No quiero frustrarme”

Tras una semana de iniciado su proceso de recuperación, Raudes procura mantener el ánimo intacto y no frustrarse, aunque es consciente que perderse el resto de la temporada con el Salem significaría que la próxima campaña tendría que iniciar nuevamente en Clase A Fuerte, categoría en la que se ha mantenido desde el 2017.

“Estoy esforzándome en no caer en la frustración, tarea que no es tan fácil, pues estaba seguro de que este año daría el salto a Doble A y gracias a Dios venía haciendo un buen trabajo con el equipo”, dijo Raudes, uno de los prospectos nicas mejor valorado en Ligas Menores.

Tras 11 aperturas en este 2018 con los Medias Rojas de Salem, Roniel presenta un balance de dos victorias con cinco derrotas y una efectividad de 3.67. A lo largo de 54.0 episodios lanzados antes de quedar fuera de acción, Raudes había permitido 58 imparables, entre ellos dos jonrones, sumaba 19 bases por bolas y totalizaba 35 ponches, obligando a las ofensivas rivales a batearle para un promedio ofensivo de .276.