•   México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras llegar a la Liga Mexicana de Beisbol buscando levantar una carrera muy golpeada, el short stop nicaragüense, Everth Cabrera, demostró que todavía es capaz de aportar mucho en el mundo de la pelota.

El ex Grandes Ligas se proclamó campeón el pasado jueves con los Leones de Yucatán al vencer 4-3 a los Sultanes de Monterrey y ganarles una final que se tuvo que ir a siete juegos.

Cabrera en el encuentro final alineó de segundo bate y short stop, tuvo cuatro turnos al bate, en los que no conectó imparables, pero realizó dos toques de sacrificio que a la postre significaron las carreras uno y tres de los Leones.

En su primera visita al plato, con su compañero Rubén Sosa ocupando la primera almohadilla, Cabrera realizó un toque de sacrificio que permitió a Sosa avanzar a segunda y a la postre anotar por imparable de Jesús Valdez.

En su segundo turno, en el tercer inning, con el marcador empatado 2-2 y nuevamente Sosa embasado en primera, el pinolero volvió a sacrificarse con otro toque por la tercera base, que permitió el avance del corredor a segunda base, para que más tarde Luis Juárez conectara imparable que impulsó a Sosa y puso el marcador 3-2 a favor de los Leones.

En sus siguientes dos turnos el nica no fue influyente, únicamente se limitó a conectar par de roletazos que fueron dominados fácilmente. Cabrera volvió a aparecer en la novena entrada, esta vez a la defensiva, siendo el encargado de poner el último out del encuentro tras atrapar un batazo violento de Arturo Rodríguez por el short stop y sacar en segunda base a Francisco Lugo.

Actuación regular

El nicaragüense tuvo un arranque un tanto tibio en la serie final de la Liga Mexicana de Beisbol, donde se fue de 3-1 en el primer encuentro entre Leones y Monarcas. Cabrera no pudo responder en el segundo encuentro y fue limitado a un imparable en cuatro turnos. En el tercer partido de la final el nandaimeño siguió con problemas a la hora de batear y se fue en blanco en tres turnos. El cuarto encuentro para Cabrera fue el más productivo, con una brillante actuación donde logró conectar par de dobles y anotar una carrera y al final se fue de 5-4.

En el quinto partido el nica volvió a bajar la intensidad de su bateo y no logró conectar ningún imparable en cuatro turnos. En el sexto juego, Cabrera se fue de 2-1 con una carrera anotada y una empujada, además recibió una base por bolas. Al final, el nica quedó con un promedio de bateo de .292.

Cabe recordar que Everth Cabrera llegó a la Liga Mexicana de Beisbol a jugar con el equipo de los Algodoneros de Unión Laguna, posteriormente fue cambiado a los Leones de Yucatán donde comenzó a brillar en el campeonato de beisbol mexicano. En la temporada regular, el nica tuvo un promedio de bateo de  .330 en 27 encuentros disputados.