•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde el terreno de los Yanquis de Nueva York, el chavalo de las Sierritas en Managua, muestra un semblante de tranquilidad, seguridad y convicción de lo que quiere en Grandes Ligas. No parece que su llegada al máximo nivel del beisbol haya sido recientemente, luce como un veterano, cuando apenas tiene 23 años. 

Loáisiga conversó con El Nuevo Diario de su nueva aventura profesional, después de dar el gran salto con los Truenos de Trenton (Doble-A) a los Bombarderos del Bronx. “Me siento cómodo”, afirma el muchacho en referencia a su arribo a Nueva York, donde ha recibido muchos consejos del coach de picheo, Larry Rothschil, de igual forma, lo ha hecho el mánager Aaron Boone. “Él (Boone) me dice que haga el mismo trabajo de Ligas Menores”, agrega.

El hijo del expelotero Stanley Loáisiga y quien tiene balance de 2-0 con un promedio 1.93 de efectividad en las Grandes Ligas, afirmó que por su mente no pasa que el pícher Masahiro Tanaka llegue a reclamar su puesto, el cual él está ocupando en este momento, mientras Tanaka se recupera de una lesión que tuvo cuando enfrentaba a los Mets. Además, habló sobre la diferencia que significa para él jugar en ligas menores y en las Grandes Ligas.

Jonathan, ¿Cómo ha sido la experiencia de llegar de Doble-A directamente a los Yanquis, un equipo con mucha historia?

Es algo increíble, saltar de Doble-A, a las Grandes Ligas de un solo, es bastante difícil, vos sabés que el proceso para llegar a las Grandes Ligas es pasar por las ligas menores hasta llegar a Triple-A, pero gracias a Dios a mí me subieron directamente, estoy aprovechando la oportunidad que me están dando al máximo.

Los Yanquis es un equipo de mucha historia, han ganado 27 series mundiales; pues me sentí orgulloso de ser parte de este equipo y le doy gracias a Dios por la bendición de poder venir a jugar con ellos, es un sueño hecho realidad.

¿A quién le informaste cuando te dijeron que jugarías con los Yanquis?

Mi abuelo fue la primera persona, él siempre ha estado conmigo apoyándome desde que empecé jugando beisbol. A él le comuniqué que me habían dado la promoción para las Grandes Ligas.

2 victorias sin derrotas es el balance de Jonathan Loáisiga Carlos Solís\END.

¿Qué te dijo tu abuelo?

Me dijo que se sentía muy orgulloso y que siguiera trabajando fuerte al igual que lo estaba haciendo en ligas menores.

¿Qué sentís cuando ves ahora que eres un pelotero que ha ocupado las primeras columnas de los importantes medios de comunicación en los Estados Unidos, como el New York Times?

Realmente nada, siempre he estado enfocado en hacer mi trabajo, lanzar bien y gracias a Dios, las cosas me han salido bien. 

Cuando ganaste ese primer juego, que deslumbraste por completo con tu trabajo a toda la afición yanquista, ¿qué pasó por tu mente?

Me puse muy contento porque toda Nicaragua estaba pendiente de mí. Lo primero que hice fue ponerme en contacto con mi familia para contarles de mi experiencia, ellos estaban súper alegres, después hablé con algunos amigos y luego atendí algunos medios que me estuvieron llamando.

¿En qué estás trabajando para mantenerte en el equipo? 

Primeramente estoy trabajando en mi disciplina, como jugador, y estar enfocado para trabajar bien en el montículo, ejecutando bien los picheos, que eso es lo más importante en las Grandes Ligas, porque si vos fallás en tu picheo, te van a dar duro. En eso es lo que estoy trabajando, mantenerme fuerte en el bullpen.

Si Tanaka regresa es posible que te regresen a Ligas Menores, ¿has pensado en eso?

Sinceramente nada, estoy enfocado en mi trabajo, en lo que estoy haciendo y no estoy pendiente si él volverá o no. Estoy enfocado en sacar out desde el bullpen y de esta forma poder ayudar al equipo a ganar que al final, esa es mi meta.

Primeramente pedirle a Dios que me mantenga saludable, es lo primordial, porque con salud uno puede hacer todo. Luego seguir manteniéndome fuerte para hacer bien mi trabajo desde el bullpen.

1.93  es la efectividad  del pistolero pinolero en sus primeras tres salidas. Carlos Solís\END

¿Cuál ha sido la diferencia de jugar en Ligas Menores  y Grandes Ligas?

Hay una diferencia bien grande. Los bateadores en Grandes Ligas son más disciplinados, no le hace swing a picheos malos. En Doble-A, vos sabés que uno se está desarrollando. A veces los bateadores de grandes ligas hacen swing a picheos que no están en la zona de strike, pero la disciplina que ellos tienen les hace ser más efectivos a la hora de batear y si uno falla el picheo, tenlo por seguro que le van a dar duro.

¿Qué te han dicho tus compañeros de equipo, incluyendo el mánager sobre ser parte del equipo?

Ellos están muy contentos con lo que yo estoy haciendo, me aconsejan que siga trabajando igual que no cambie nada, que siga enfocado. El mánager me ha dicho lo mismo al igual que el coach de picheo y ellos hablan muy bien de mí.

¿Qué consejos te han dado los pícheres veteranos de los Yanquis? 

Los consejos de los pícheres veteranos es que tengo que atacar a los bateadores, que tengo que tirar strike. Que siempre tengo que montármele al bateador con el primer picheo y de esa forma seguir trabajando en la zona.

Te han comparado con el pícher panameño, Mariano Rivera, quien dejó marcada su huella por lo que hizo para los Yanquis, ¿qué te parece que te comparen con él?

Para mí es un gran elogio que me comparen con alguien tan grande como lo es Mariano Rivera, el máximo cerrador de todos los tiempos para los Yanquis. Me siento muy bien con esa comparación y lo único que hay que hacer, es seguir trabajando.

Dicen que a tus compañeros se les hace difícil pronunciar tu apellido, ya por último te llaman lasaña…

A toditos se les hace difícil (ríe), a los latinos, los americanos, no pueden pronunciar bien mi apellido y me llaman con lo más fácil que puedan pronunciar, a veces me dicen lasaña o Johnny… Lo tomo normal porque como ellos no pueden pronunciarlo correctamente, para mí está bien, que me llamen como se les haga más fácil, no hay ningún problema.

 Jonathan Loáisiga. Carlos Solís\END

¿Cuál fue el consejo que te dio el coach de picheo y el mánager cuando te dieron la bola para lanzar tu primer juego en las Grandes Ligas?

Que disfrutara el juego y que no cambiara nada, que trabajara como lo venía haciendo en ligas menores, ya que en las grandes ligas es igual, con la misma noción, ejecutar los picheos y más nada.

¿Qué les dices a Cheslor Cuthbert, Erasmo Ramírez y J. C. que se encuentran lesionados sin ver acción en las Grande Ligas por sus respectivas lesiones?

Les deseo pronta recuperación y que estén por acá arriba (las Grandes Ligas), estoy ansioso por encontrarme con ellos.

¿Y a los nicaragüenses que están pendientes de vos?

Que muchas gracias por darme seguimiento en las Grandes Ligas, les mando un abrazo muy fuerte y muchas bendiciones a toditos y espero que el país se ponga mejor pronto.