•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Que los Yanquis de Nueva York hayan bajado al novel lanzador Jonathan Loáisiga a Triple A, luego de su complicada faena monticular ante los Bravos de Atlanta, no debe ser motivo de preocupación, al contrario, esa decisión debe ser considerada una oportunidad para que el derecho nicaragüense, capaz de forjar un récord de 2-0 y una efectividad de 3.00 en cuatro aperturas en su primera estancia en Grandes Ligas, realice los ajustes que le permitan volver al máximo escenario del beisbol con mayores posibilidades de establecerse en un equipo que por su historia y gran momento en la presente campaña exige mucho de sus jugadores. 

No es que Loáisiga, quien ponchó a 21 bateadores en 18 entradas y otorgó ocho bases por bolas, haya hecho un mal trabajo, sino que los Yanquis, conscientes de su potencial, quieren que siga mejorando para en un futuro no muy lejano sea uno de sus lanzadores estelares. Tomando en cuenta que saltó directamente desde Doble A y que en esa categoría apenas sumaba 25 innings lanzados antes de ser llamado, lo hecho por Jonathan en su primer ascenso a Las Mayores debe considerarse por encima de las expectativas. 

Cumplió

Su brillante debut blanqueando a los Rays en cinco entradas completas y su más que loable presentación ante los Filis de Filadelfia, a los que mantuvo sin hits  y sin carreras hasta en el sexto episodio, lo pusieron en evidencia como un tirador con suficientes herramientas y carácter para establecerse en la Gran Carpa. Sus aperturas ante los poderosos Marineros de Seattle y frente a los encendidos Bravos de Atlanta permitieron ver esos aspectos en los que debe mejorar para alcanzar la plenitud de sus habilidades. De tal forma que el novato pistolero se exhibió de cuerpo entero y dejó la impresión de necesitar una pulida para verlo en su máxima expresión.

De acuerdo con Aaron Boone, el mánager de los Yanquis y quien sugirió a Loáisiga trabajar en sus lanzamientos de rompimiento y en acabar con los rivales cuando se le presenta la oportunidad para no gastar tantos lanzamientos, el nica podría volver a la Gran Carpa el próximo lunes, cuando los Bombarderos del Bronx se enfrenten a los Orioles de Baltimore en una doble cartelera. Esto no garantiza que el nica vaya a quedarse en el equipo grande, pero una buena presentación haría más valiosas sus credenciales de cara a un nuevo ascenso.