•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Me perdí, el Juego de Estrellas que más me hubiera gustado ver. ¿Qué me pasó? ¿Por qué se me olvidó? ¿Fue asunto de vejez o consecuencia del drama sin fin que estamos viviendo como un castigo a nuestra incapacidad? Me percaté al día siguiente que el equipo de la Liga Americana había derrotado al de la Nacional 8-6 en diez entradas, y que se había establecido el increíble récord de 10 cuadrangulares. La máxima cifra anterior era de 6, así que podemos considerar dentro de nuestro asombro, el espectacular salto experimentado. Algo nunca visto que quizás no volvamos a ver. Tan grandioso como eso. Menos mal que pude utilizar mi suscripción a MLB.com para poder ver cada uno de esos 10 vuelacercas, y aunque sabía lo que las imágenes me iban a ofrecer, emocionarme como si estuviera ante lo inesperado.

Desde 1967, el jonrón más recordado en la historia de Juegos de Estrellas, es aquel que el artillero cubano Tany Pérez disparó en el inicio de la decimoquinta entrada contra Jim “Catfish” Hunter, quebrando un abrazo 1-1, y facilitando el triunfo de la Liga Nacional 2-1 en el Estadio de Anaheim. En algunas valoraciones, ese batazo de Tany, fue colocado adelante del conectado por Ted Williams en 1941 contra Claude Passeau con dos circulando y dos outs, que volteó en el fondo del noveno episodio un 4-5 adverso a la Liga Americana, convirtiéndolo en un 7-5 favorable. El martes, los bateadores de Houston Alex Bregman y George Springer jonronearon consecutivamente en el cierre del noveno contra el tirador de los Dodgers Ross Strippling, ganador de 8 juegos con 2.08 en efectividad, para asegurarle una victoria por 8-6 a la Liga Americana.

Truenos de Judge y Trout

El primer impacto de la noche lo proporcionó el temible Aaron Judge de los Yanquis en el inicio del segundo inning, devolviendo un lanzamiento del “as” de Washington Max Scherzer, hacia las tribunas del jardín izquierdo en el Estadio de los Nacionales. En la parte alta del tercero, frente al pitcher de los Mets, Jacob de Grom, un bateador por siempre activado, considerado pelotero total, Mike Trout de los Angelinos, se voló la cerca para estirar ligeramente la diferencia 2-0 a favor de la Liga Americana, pero en el cierre, Wilson Contreras jonroneó contra Blake Snell aproximando a la Liga Nacional 2-1. Mientras tanto el pitcheo hacía estragos con 15 ponches en cuatro entradas y dos tercios. En total, a la orilla del estruendo producido por los 10 cuadrangulares, estaban 25 ponches. Un impresionante duelo de poder entre bates y brazos.

El marcador estuvo inmovilizado 2-1, hasta que en el cierre del séptimo, Trevor Story colocó en órbita un pitcheo de Charlie Morton nivelando la pizarra 2-2. El jonrón de Jean Segura con dos a bordo contra Josh Hader en la azotea del octavo episodio, adelantó 5-2 a la Liga Americana, antes que Christian Yelich recortara la distancia 5-3 destrozando un lanzamiento de Morton en el cierre. El jonrón de dos carreras de Scooter Gennett frente a Edwin Díaz, borra la diferencia y empuja el desenlace del juego a extrainning 5-5. Los batazos de Bregman y Springer hacia las graderías del left-center y right-center golpeando a Strippling, y un elevado impulsador de Michael Brantley, establecieron una ventaja mata-suspenso por 8-5, pero todavía quedaba pendiente el décimo vuelacercas del juego, disparado por Joey Votto a J. A. Happ, sellando el 8-6. Este fue el récord que vi en repetición al percatarme muy tarde. Un cañoneo increíble.