•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sin bateo y sin alma, la selección de Nicaragua cayó en su debut con pizarra de 3-1 ante Colombia en el inicio del beisbol en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018, un torneo en el que perder un partido, sobre todo el primero, puede resultar muy caro. 

Todo comenzó con un atractivo duelo de picheo entre Wilton y el abridor colombiano Randy Consuegra.  Ambos tiradores completaron las primeras cuatro entradas luciendo dominantes y advirtiendo que no estaban dispuestos a ofrecer concesiones.

Sin embargo, en el quinto capítulo, el pistolero leonés flaqueó y junto con él también lo hizo el tercera base Ofilio Castro, quien con un error abrió las puertas para que la ofensiva colombiana se pusiera al frente en el marcador 2-0. Las libertades ofrecidas por Wilton y Ofilio a una selección anfitriona hambrienta de protagonismo fueron muy bien aprovechadas por el cañonero Reinaldo Rodríguez, quien con las bases llenas conectó un cañonazo al bosque izquierdo para quebrar el empate a cero y hacer vibrar a su afición en el moderno Estadio Edgar Rentería. 

Mientras tanto, el bateo pinolero se mantenía sumiso ante los picheos de Consuegra, quien abandonó el montículo tras haber completado seis episodios en los que solo admitió dos imparables, otorgó dos bases por bolas y ponchó a dos rivales.

El lanzador colombiano supo maniatar a los artilleros nicas, quienes por su parte no fueron capaces de sacarle máximo a esas ocasiones en las que Consuegra parecía ceder. Por ejemplo, en la apertura del quinto Javier Robles abrió con imparable y avanzó a segunda por sacrificio de Janior Montes, pero inmediatamente Benjamín Alegría bateó para doble play y Norlando Valle falló en una rola a la primera base. Luego, en el sexto inning, Darrel Cambell fue golpeado abriendo tanda, sin embargo, Ofilio forzó una doble matanza y Jilton Calderón falló en un rodado inofensivo.

Última estocada  

En la sexta entrada, el conjunto colombiano, llamado a estar entre los mejores del torneo por su calidad y localía, dio a la tropa nicaragüense un golpe fatal. Sencillos consecutivos de Sneider Batista, Álvaro Noriega y Gerson Jiménez llenaron las bases y explotaron a Wilton, cuyo lugar en el montículo fue ocupado por el matagalpino Berman Espinoza, lanzador que golpeó al primer bateador que enfrentó y de esta forma permitió a la selección cafetera adelantarse 3-0, un marcador que daba la impresión de ser definitivo, sobre todo por el inofensivo comportamiento de los artilleros nicas. 

Fue hasta en la apertura del octavo capítulo que el bateo pinolero reaccionó y fue a través del chavalo Norlando Valle, quien con un triple empujó a Janior con la única anotación nacional. Perdió Nicaragua 3-1 su primer juego dejando más dudas que certezas sobre su futuro en el torneo. Esta selección a la que le faltó profundidad ofensiva y que muy probablemente esté viviendo las consecuencias de una endeble preparación volverá a la acción mañana ante el combinado de México.   

Otros resultados

En el primer juego de la jornada, República Dominicana derrotó 5-4 a la selección de Panamá en un duelo verdaderamente disputado de principio a fin. Los dominicanos se adelantaron 1-0 en el segundo capítulo y en el tercero los panameños  emparejaron las acciones.

El duelo estuvo empatado hasta que en el quinto la selección dominicana produjo tres carreras y se fue adelante 4-1. No obstante, el combinado canalero, siempre combativo, se acercó 4-3 en el mismo episodio.

Dos entradas más tarde, el conjunto quisqueyano anotó su última carrera y en el cierre del octavo, como resistiéndose a la muerte, el combinado panameño forzó su cuarta anotación, pero no tuvo pólvora para más y terminó perdiendo. La victoria fue para César Valdez, la derrota para Andy Otero y el salvamento se lo apuntó José García. 

Por su parte, el siempre temible equipo cubano se impuso con autoridad y por la vía de la blanqueada 5-0 ante la selección mexicana. La artillería cubana, que sacudió al picheo azteca con un total de 12 imparables, produjo sus cinco carreras en el quinto inning, bastándose con ese  arrebato ofensivo y con la admirable presentación de su estelar pistolero Lázaro Blanco, quien tiró siete innings de solo tres imparables y cuatro ponches, para iniciar con el pie derecho un torneo en el que son grandes favoritos.